Euskal Herria · pandemia

Extrapolando la realidad de la pandemia en Euskal Herria

Extiendo aquí al detalle de Euskal Herria el análisis que hice ayer para varios estados europeos, evidenciando lo que podría ser las cifras aproximadas de infecciones reales por covid-19 a falta de tests sistemáticos. La metodología es la misma.

extrapolazioa

Si esta extrapolación se aproxima a la realidad (y creo que sí), es evidente que la apariencia de gravedad que pueden producir las detecciones oficiales y la gravedad real oculta varía un poco y se aprecia directamente en la tasa de letalidad aparente (salvando el caso de Iparralde, aún prematuro para evaluar). Araba y Gipuzkoa están comparativamente peor de lo que las detecciones sugieren, mientras que Nafarroa está mejor (menos mal) e incluso se puede decir lo mismo de Bizkaia.

Convirtiendo las cifras extrapoladas a porcentajes, en Araba estaría infectada el 4,9% de la población (una cifra incluso mayor que la que estimo para Madrid, c. 4%), en Nafarroa el 0,6%, mientras que en Gipuzkoa y Bizkaia es el 0,5% aproximadamente. Aunque obviamente el problema existe en todo el país, la gravedad es muy distinta según los herrialdes, siendo casi diez veces mayor la incidencia real en Araba que en el resto del país (y dentro de Araba seguramente en localidades específicas como Gasteiz y Bastida sobre todo).

La incidencia (extrapolada, estimada) en el conjunto de Euskal Herria sería del 0,9% de la población.

A cuidarse, cuidar, tomar precauciones pero que no cunda el pánico, vale?

Europa · pandemia

Extrapolando la realidad de la pandemia en Europa a falta de tests sistemáticos

EJERCICIO DE EXTRAPOLACIÓN SOBRE LA PANDEMIA

extrapolación

Los tres primeros estados son los más claramente comparables, ya que la epidemia se expandió en ellos de forma casi simultánea, IT y GB son menos claramente comparables pero la diferencia de ritmo de propagación es de -1 y +1 semana respectivamente, como mucho, y muestran el mismo patrón de inconsistencia respecto a los datos de Alemania, donde al parecer se hacen muchísimos más tests.

Asumiendo que la tasa de mortandad real es aprox. la misma en todas las poblaciones (nada sugiere lo contrario), algo menos del 5% según los datos de China, algo más según los de Hubei, pero, ojo!,sólo c. 1,2% (sobre total de casos) según los de Corea del Sur, donde los tests son exhaustivos, entonces los muertos nos dicen (datos interpolados) aprox. cuánta gente tiene realmente el virus (mayormente no detectados).

En este ejercicio uso como referencia a Alemania (DE), el resultado no es necesariamente la verdad pero es una estimación, probablemente realista, aunque inevitablemente aproximativa, de la cantidad de casos ocultos, no detectados, con todo lo que ello implica, entre otras cosas que en Italia ya estaría infectada el 2% de la población y el 0,8% en el estado español, la inmensísima mayoría sin diagnosticar, gente que te cruzas en el supermercado, en el metro, en el trabajo, en tu propia casa quizá. Una cantidad que ya es imposible de controlar (harían falta millones de tests para localizarlos a casi todos).

Las medidas de confinamiento no pueden ya parar la dispersión de la pandemia (ni parándolo todo, recordemos que algunos de los focos son y han sido hospitales), pueden amortiguar algo pero sólo parecen extender la agonía y cargar el coste sobre la economía, cuyas consecuencias serán en breve aún más duras si cabe. Podría quizá amortiguarse si se distribuyeran mascarillas y guantes a toda la población pero cuando ni los sanitarios ni la policía los tienen, menos aún el común de los mortales. En Chekia han dado la orden de no salir de casa sin mascarilla, pero no te la dan, te tienes que buscar la vida, cosértela en casa en la mayoría de los casos (un poco kafkiano pero quizá funcione, desde luego mejor que disuadir del uso de mascarillas o no promoverlas).

Expectativas epidémicas: me temo que en la mayoría de los estados se infectará eventualmente la gran mayoría de la población, digamos el 80% y, aunque la tasa de mortandad final fuera sólo del uno por ciento, ello supondría cientos de miles de fallecimientos en cada uno de ellos, millones si la tasa es mayor. Eso sí, mucha gente ni sabrá que se ha contagiado: sus síntomas serán leves o inexistentes.

Expectativas socio-económicas: aunque el problema epidémico es muy grave, el efecto socio-económico de un parón prolongado será aún peor. La miseria mata, mata mucho.

Expectativas políticas: me da auténtico pánico el fascismo y la militarización que se está produciendo en torno a esta epidemia: al parecer los estados, al menos en la Europa Latina, sólo saben responder paseando a la policía y soldados, sin proporcionar medidas eficientes de tipo refuerzo real de la sanidad, tanto a nivel hospitalario como de calle. Si el hospital militar mayor del reino no tiene ni siquiera cañerías, cómo espera la gente que los militares solucionen nada?! Que los pongan a coser mascarillas si acaso! Que hagan algo útil, manduconear y aterrorizar a la población no sirve de nada, por lo menos no contra la epidemia. El lenguaje bélico-represivo tampoco sirve, que las ruedas de prensa sobre la pandemia parezcan una junta militar menos aún. Son los y las trabajadoras civiles quienes realmente mantienen todo funcionando y pueden ser organizados (de motu propio o por dirección estatal) a producir los bienes necesarios en una situación así. Pero eso no se está haciendo desde los estados, las medidas socialistas (planificación estatal) brillan por su ausencia. La centralización excesiva tampoco ayuda, porque en demasiados casos sabotea las iniciativas de ámbito territorial, que pueden ser tanto o más eficientes y generarían una diversidad de marcos de actuación, cuyas formas más eficaces pueden ser imitadas por quienes operan de manera menos eficiente al principio. La uniformidad no es útil: es rígida e ineficaz, la diversificación es mucho más creativa y maximiza la eficiencia de forma más dinámica y flexible.

estado español · Europa · fascismo

Malvenidos al Fascismo Medicalizado

Con el pretexto del covid-19 nos acaban de decretar las medidas más fascistas, totalitarias, orwellianas, jamás imaginadas. Ni en lo peor del franquismo las libertades estaban tan extremadamente restringidas como lo que acaba de decretar Pedro Sánchez.

Es una barbaridad totalitaria inaceptable y me da igual que sea por la peste negra, no hay excusa alguna concebible para esto, mucho menos un bichito invisible que a lo sumo es como una gripe mala. No se puede aceptar esta supresión totalitaria de los derechos humanos bajo ningún pretexto.

Ha habido casi dos meses desde que empezó la alerta por el covid-19 en Wuhan y no se ha hecho nada de nada: ni se han preparado stocks de tests, ni se ha reforzado el sistema sanitario, ni se ha garantizado el acceso a mascarillas. Cuando la gente va a la sanidad preocupados de ser posibles vectores del covid-19, se les manda a casa de mala manera en vez de hacerles la prueba de rigor, cuando la gente compra mascarillas para intentar prevenir la difusión del virus se nos dice que las mascarillas no sirven (sí sirven aunque no sean perfectas, lo que pasa es que no quieren que ocultemos el rostro), cuando llega la epidemia a Europa, por miedo a tocar la economía, no se cierran las fronteras a tiempo. Cuando por fin se hace algo es todo de golpe y sin sentido: no se ponen los medios para micro-gestionar foco a foco, caso a caso, sino que se declara que todo es Wuhan.

Ojo: en China, por muy totalitarios que sean, nunca hicieron esto. Cerraron ciudades pero no provincias enteras, ni siquiera Hubei. Tampoco en Korea, donde el gran número de casos se debe a que están haciendo los tests a todo a todo cristo con síntomas, por lo que detectan prácticamente cada caso (la mayoría leves, por eso tienen pocos muertos). Pero en Europa se está haciendo todo al revés: no se interviene la sanidad privada para ponerla al servicio de la sociedad, no se suspenden los privilegios de patente para poder hacer tests a manta en una farmacéutica intervenida, no se hace nada realmente en positivo: de hecho se toman medidas negativas como reducir el transporte público (para que tengamos que agolparnos aún más?), nadie está forzando a Zara a que tejan mascarillas en vez de jerséis. Pero eso sí tú y yo confinados en casa… por si acaso, para que no molestemos a los dictadorzuelos de tres al cuarto.

Casi prefiero la inacción de Boris Johnson (que tampoco, que conste) a la sobrerreacción disparatada de Conte y Sánchez.

Se está haciendo mal? No. Peor? Tampoco. Lo siguiente: se está haciendo fascismo y el fascismo no es aceptable en ningún caso. Que no te engañen: los derechos humanos, civiles y políticos deben estar por encima de toda otra consideración, ninguna “gripe” de mierda justifica esta tiranía. No pasarán!

estado español · guerra de clases

Matemáticas españolas: repartiendo la tierra.

Dicen que somos españoles… pero al parecer sólo para lo malo. El estado llamado España (nombre colonial romano de Iberia en origen, quizá del griego Hesperia = tierra de poniente) tiene 505.990 km2 de superficie, o para ser más preciso 50.595.575 hectáreas (fuente, hay una ligera discrepancia). De ellas menos del 25% se consideran hoy día de cultivo pero llegaron a ser casi el 33% en torno a 1970. La población estimada en 2018 era de 46.733.038.

tierraagraria

La hectárea es no sólo la medida oficial de agrimensura sino que es fácil de visualizar incluso para el urbanita más acérrimo como parecida a un campo de fútbol (en realidad la ha. es 50% mayor, un campo de fútbol es 1/3 menor que una ha). Está bien tener presente que un km2 es igual a 100 hectáreas.

En justicia, a cada habitante de España nos corresponde 1,083 ha de tierra, en realidad la inmensa mayoría no tenemos nada e incluso las personas propietarias de su vivienda sólo tienen una pequeñísima fracción de la tierra que les corresponde por derecho natural. De esta hectárea, entre 1/4 (cifras actuales) y 1/3 (cifras históricas) es tierra de cultivo. A una familia típica de cinco miembros (incl. no sólo niñ*s sino también ancian*s), le correspondería en consecuencia entre 1,25 y 1,67 ha de tierra de cultivo, el equivalente a unos dos campos de fútbol. Nótese que también tendrían derecho a tierra de “otros usos” como bosques, pastos y “otras superficies” (urbanizado en particular), muchos de ellos reutilizables como tierras de cultivo (o viceversa), ya que en muchos territorios la plantación forestal en particular ha devorado muchísimas tierras cultivables. P.e. en Gipuzkoa decía Humboldt hace dos siglos que no había espacio en las colinas casi que no estuviera cultivado, mientras que ahora no hay espacio apenas que no sea plantación forestal. Por ello y por otras razones de conveniencia es necesario tratar a todas las tierras por igual, aunque sin duda estudios más pormenorizados sobra la “arabilidad” de cada zona serían un complemento interesante.

En consecuencia la población del estado está “mal distribuída” aproximadamente de la siguiente manera (la densidad de población del estado es de 92 hab/km2, datos por C.A. aquí):

desequilibriomapa

Esto quiere decir que una posición de justicia territorial que parta de la unidad del estado español, exige que se recolonice Castilla y Aragón con millones de personas procedentes de Madrid, Catalunya, País Valencià, Euskal Herria Occidental, Canarias y Balears. No es de extrañar teniendo en cuenta los flujos migratorios del siglo XX, en los que se desplazó a los campesinos castellanos para colonizar las urbes, en especial las naciones oprimidas vasca y catalana, pero tampoco es un reflejo exacto de ese proceso (aunque quizá un estudio más pormenorizado se aproxime mejor). Estimo que más de 5 millones de madrileñ*s, más de 4 millones de catalan*s, más de 2 millones de valencian*s, más de un millón de canari*s y de vasc*s y unos 700.000 baleares, deberían ser reubicad*s en tierras agrarias del interior peninsular para que hubiera justicia territorial y agraria en el marco unitario (de facto pero también violentamente reivindicado por el nacionalismo español o gran-castellano).

Por supuesto también implicaría relocalizaciones masivas en cada una de las provincias y CC.AA. de las ciudades al campo pero el efecto más dramático es la necesidad de relocalización de millones de personas, muchas de ellas catalanas o vascas, a través del estado. Si “España es una”, entonces que la tierra sea de todos los españoles por igual. Exijo mi hectárea en Castilla y la necesito ya!, no me importa que no tenga vistas al mar. Tierra y libertad!

Europa · Euskal Herria · Prehistoria

Dos comunidades vascónicas muy distintas en el Alto Ebro calcolítico

En lo que es ahora Arabako Errioxa, hace 5500 años había dos comunidades diferenciadas, tanto en cómo enterraban a sus muertos, como en su dieta, según concluye un nuevo estudio mencionado por PhysOrg.

5e298552e44f2
La Huesera, uno de los yacimientos estudiados

Por un lado, las gentes del llano enterraban a los suyos en dólmenes de corredor como el de la foto y su dieta era muy altamente neolítica (de base vegetal, sobre todo en la infancia), lo que les provocaba muchas caries (causa: cereales o carbohidratos en general). Por el otro, las gente de las colinas, enterraban a los suyos en cuevas y tenían una dieta basada en carne, más sana, y además se amamantaban en la infancia durante períodos más extensos (o bien consumían ya leche de ganadería en abundancia, o ambas).

También sugiere el estudio que había conflictos ocasionales entre ambas comunidades pero no como para construir barreras protectoras aún.

Es conocido desde 2012 que tanto en Arabako Errioxa como en Erribera existían en el Calcolítico (Edad del Cobre) dos comunidades muy diferenciadas, que se distinguían por la tolerancia o intolerancia a la lactosa en la edad adulta, pero que fueron enterradas conjuntamente en lo que parecen ser “cementerios militares” (esencialmente hombres, heridas de guerra). Es decir: es cada vez más evidente que en la zona sur de nuestro pequeño país, en el Alto Ebro, se aprecia la existencia de dos poblaciones diferenciadas en lo genético y cultural pero que colaboraban entre sí.

Esta diferencia es con muchísima seguridad la diferencia entre el Neolítico Vascónico 1 (tipo genético sardo) y el Neolítico Vascónico 2 (tipo genético vasco, con mucha más mezcla paleoeuropea, c. 40%, con capacidad de digerir la leche como adultos y con una “pool” genética haploide “moderna” (ADN-Y R1b y ADNmt con altas frecuencias de H). Esta segunda población “proto-vasca” de alguna forma se expandió en el Calcolítico final (probablemente en el Campaniforme en gran medida), reemplazando a población de “tipo sardo”, más antigua en gran parte de Europa, e influyendo incluso en la población ya indoeuropeizada de Alemania, etc. Los detalles de este proceso no están nada claros, en gran parte por escasez de investigación arqueogenética en el Estado Francés (un origen muy probable), la propia Hego Euskal Herria y otras zonas zonas de Europa Occidental y Septentrional que pudieron haber jugado un papel crucial en este proceso de transformación demográfica, que es el que sentó las bases de las poblaciones modernas de Europa Occidental.

 

Notas:

 

  1. El Neolítico Inicial de Paternabidea (Nafarroa) y Gurgy (Borgoña) muestra ya frecuencias modernas de ADNmt, no sólo alto en H sino con las proporciones “correctas” de U5 y el conjunto de haplogrupos neolíticos (J, T, X, N1 y N2). Lamentablemente no ha habido aún investigación arqueogenética detallada en toda esta zona del Estado Francés y regiones aledañas, donde casi sin duda se formó el núcleo “proto-vasco” de las poblaciones europeas modernas.
  2. El primer caso claro documentado de “proto-vasco” con ADN-Y R1b-S116 (el patrilinaje más común en Europa Occidental y particularmente dominante entre vascos y “celtas” insulares, con origen aparentemente en Aquitania o cercanías) es nítidamente de tipo autosomal vasco, por mucho que algunos se empeñen en describirlo fanáticamente como “indoeuropeo” (en absoluto se parece a los indoeuropeos tempranos documentados en Europa Central o del Este, sino a los vascos modernos o las poblaciones megalíticas de la Escandinavia neolítica). Vide: https://forwhattheywereweare.blogspot.com/2018/03/oldest-known-iberian-r1b-s116-and-df27.html y https://forwhattheywereweare.blogspot.com/2018/03/quickie-pre-indoeuropean-evolution-if.html
  3. Por claridad, en este gráfico de Bycroft 2018 (anotado por mí) podemos apreciar tanto la evolución de la genética autosomal de las poblaciones de Iberia (conjuntos 1 y 2: tipo sardo o Vascónico-1, conjunto 3: tipo vasco o Vascónico-2), así como la gran diferencia con los indoeuropeos reales de la Cerámica de Cuerdas. Incluso del presunto “indoeuropeo” (vasco!) de Olalde, que muy claramente se agrupa con los vascos modernos, proto-íberos del Bronce, primeras granjeras de Escandinavia, etc.:

    IberianDNAevolutionAnotated
    Nota: las líneas punteadas sugieren la mezcla principal que produce los “españoles” modernos, hacia las poblaciones ya indoeuropeizadas “francesa” e “italiana”, seguramente indicando la colonización celta y romana respectivamente.

Agradecimiento especial a Stone Pages por mantenerme informado.

Europa · Euskal Herria · guerra de clases · historia · Prehistoria

Jasa, baserri y estado vasco

En respuesta al artículo de Hauspoa ‘El hilo rojo de la historia’ (publicado en castellano en Borroka Garaia Da!) El título ad-hoc parafrasea al famoso libro de Engels “La familia, la propiedad privada y el estado”, siendo (para los no-euskaldunes): “jas(a)” = clan y “baserri(a)” = caserío, granja-hogar tradicional vasca, legalmente indivisible, pilar conceptual del derecho vasco.

Me gustaría ayudar a responder a esas preguntas (vide artículo citado) que quedan pendientes al final, aun cuando ni siquiera sé si se pueden responder directamente tal y como están formuladas.

Para empezar: “comunidades campesinas”? Yo diría que la Revolución Neolítica es ya una forma de opresión, o al menos de degradación (evolución contradictoria como poco), ya que nuestra biología básica (incluidas psicología y sociología de corte genético) es netamente cazadora-recolectora, quien busque el comunismo primitivo en el campesinado encontrará muchas contradicciones pero quien lo busque en la caza-recolección lo encontrará siempre, y aunque suele encontrarse división de roles productivos de género también se encuentra ahí igualdad de género a nivel fundamental, que se empieza a ver dañado en el Neolítico, con más claridad en las sociedades pastoriles por lo general.

En este sentido, en la Europa Occidental pre-Indoeuropea podemos observar tres fases:

1º – La fase paleolítica, con muchas fases internas, que es pre-vascónica (pero contribuirá de manera secundaria a lo vasco) y que en su encarnación final epi-magdaleniense llamo ‘paleoeuropea occidental’. Entonces habría comunismo primitivo e igualdad esencial de género, lo mismo que se observa en todas las sociedades cazadoras-recolectoras del planeta.

2º – La fase neolítica, que es vascónica ya aunque en la mayor parte del territorio aún no vasca o proto-vasca (sino de tipo sardo genéticamente hablando), que fue causada por una colonización acelerada desde Asia Menor y Grecia, llegando a EH hace unos 7000 años. Es probable (en mi opinión) que en la zona entre Navarra y Borgoña (al menos, también se aprecia poco después en la región escandinava, pero no la mayoría de Iberia, ni en Irlanda, ni en Languedoc, ni en la mayoría de Alemania, ni en Italia tampoco) se empezara a formar una población mestiza proto-vasca hacia esas fechas (pero necesitamos más investigación en esta zona). En todo caso el las lenguas vascónicas deben haber llegado en esa época y las poblaciones mestizas “proto-vascas” también las adoptaron. Culturalmente no está claro si ya había patriarcado o no o si en algunos lugares sí y en otros no. Lo que sí que hubo fue sin duda guerra y violencia, al menos en Alemania, violencia que en algunos casos parece tener elementos sexistas y muy brutales.

3º – La fase calcolítica (cobre y piedra) avanzada, hace unos 5000-4000 años, con continuidad en la Edad de Bronce, en la que se aprecia por un lado la expansión indoeuropea inicial sobre poblaciones mayormente vascónicas de Europa Central, Balcanes y Escandinavia (a partir del sur de Rusia, que es la cuna de lo Indoeuropeo) y por otro, en Europa Occidental, la expansión de poblaciones de tipo proto-vasco, con la cultura de Artenac primero y del Vaso Campaniforme después (aunque ojo: el Campaniforme es complejo), a partir de probablemente Aquitania y zonas adyacentes. En esa época vemos en Iberia un reemplazo poblacional de tipo genético vasco (indistiguible de los vascos modernos “purarraza”) y en las Islas Atlánticas un tipo genético similar al de los modernos “celtas”, que es muy similar al vasco pero podría tener alguna mezcla indoeuropea. En Alemania apreciamos también un avance del tipo vasco pero sin realmente socavar la base indoeuropea (mestiza) establecida previamente por la conquista de la cultura de la Cerámica Cordada y en la República Checa lo que vemos es cambio cultural hacia el Campaniforme (de origen sudoccidental) pero sin aportación genética proto-vasca alguna (estricta continuidad indoeuropea con cambio cultural nada más). En esta época, si no antes, se desarrolla con mucha seguridad la propiedad privada, el comercio (probable rasgo central del fenómeno campaniforme proto-vasco) y al menos en las zonas más desarrolladas (Iberia meridional sobre todo) una clara especialización laboral y formación de una sociedad de clases, probablemente con algunos elementos patriarcales ya.

elazuer
El Azuer, castillo proto-íbero

En el Bronce del Sudeste Ibérico por ejemplo (cultura o civilización de El Argar y afines) vemos con mucha claridad esta sociedad de clases y patriarcal, así en la motilla (castillo) del Azuer (La Mancha), que son casi con certeza absoluta gente proto-íbera y de genética vasca, vemos tres clases nítidamente diferenciadas por la nutrición: la de “alta calidad” (la familia del barón o castellano seguramente), la de “calidad media” (probablemente soldados y sus familias) y la de “baja calidad” (la mayoría, sirvientes) y vemos también que las mujeres jóvenes de esta clase baja sufren más (indicio de patriarcado y abusos sexistas). Por contra en el Neolítico catalán vemos igualdad social, incluida de género. Ref. para ambos estudios: https://forwhattheywereweare.blogspot.com/2011/03/childhood-and-death-in-neolithic-and.html
Es decir: lo que aprendemos es que los proto-vascos, en este caso proto-íberos pero misma cosa en términos genéticos y generalmente culturales, podían desarrollar por su cuenta, sin necesidad de invasiones indoeuropeas o de otra índole, sociedades clasistas y patriarcales. Probablemente eso se aplique menos a lo que más tarde llamaremos Vasconia o Euskal Herria pero es sobre todo por “subdesarrollo”, por ser una periferia en términos civilizacionales.

Bolunburu
Bolunburu, oppidum del Hierro

4º – La fase de la Edad del Hierro, que empieza realmente al final de la Edad de Bronce, con la expansión de la cultura italo-céltica de los Campos de Urnas, que son invasiones indoeuropeas al sur de los Alpes y al sudoeste del Rin, más tarde reforzadas en el Hierro, sobre todo con la cultura plenamente celta de La Tène, y ya en la fase histórica con la invasión romana, que es un auténtico período colonial al servicio de la metrópolis italiana. Esta fase es un exacerbamiento de los procesos de apropiación ya presentes en las fases anteriores y por supuesto de establecimiento de una cultura más fuertemente patriarcal (palabra latina, de “pater familias”, con autoridad de vida y muerte sobre toda la “famlia”, conjunto de servidores domésticos o “famuli”, por extensión la mujer, las hijas y también los hijos varones, al menos los menores de edad).
En esta fase se produce la conquista romana de “Vasconia” (Aquitania seguramente es un término menos anacrónico), Cantabria y Asturia, que también eran países preindoeuropeos, vascónicos, digan lo que digan. La conquista comienza con la campaña de Craso el Joven, probablemente buscando la gloria personal, en el contexto de la campaña de César contra los galos. Somete a las naciones (tribus o estados) hasta el Bidasoa y Pirineo pero César constata que naciones más remotas de los aquitanos aprovecharon la llegada del invierno para evadir la sumisión, esas naciones son sin duda las de Hegoalde, vascones, varduli, etc., quizá incluso cantabri. Naciones que serían conquistadas después en varias campañas, muchas de ellas muy oscuras (varios triunfos por “pacificar Hispania” pero sin detalles), culminando en la Guerra Cántabra, que fue una auténtica guerra asimétrica, tras la que se obligó a los cantabri (pero se aprecia también en Bizkaia) a abandonar sus “oppidae” (poblados fortificados) en las cimas de las colinas y a residir en los valles. P.e. aquí en Bilbo, se abandona Malmasin y se funda la colonia de Flavibriga en la localidad preexistente de Portus Amanus (Puerto Abando?, por coordenadas necesariamente es Bilbao o cercanías, ya que está al sur-sudeste de la desembocadura del Nerva, pronúnciese “nerua”).
Durante unos cinco siglos seguiremos en esa subordinación colonial, con la única pequeña mejora de la formación de la provincia de Aquitania Tertia (Novempopulania) por la insistencia de cierto prohombre al que le inscribieron una estela (no recuerdo el nombre), ya en la época terminal de Diocleciano.

 

5º – Feudalismo y Bagauda: El feudalismo se inicia precisamente con Diocleciano (fines del s. III), soldado dálmata golpista que detesta Roma (y casi muere de indignación cuando por fin la visita y es tratado de tú a tú). Diocleciano no sólo troceó el Imperio sino que estableció la obligatoriedad de herencia del oficio de padre a hijo y favoreció el “colonato” (servidumbre de la gleba), su reforma monetaria radical destruyó la economía mercantil urbana y agrarizó el Imperio en crisis. A partir de ahí estos rasgos se profundizan, con los oligarcas terratenientes cada vez presionando a más y más campesinos libres a convertirse en siervos (coloni, “servus” aún significaba esclavo) y además se impondrá la religión cristiana (neo-judía) a partir de su sucesor Constantino (principios del s. IV) obligatoria a partir de Teodosio (fines del s. IV). Tras la muerte de Teodosio el Imperio Occidental colapsa rápidamente, en parte por las invasiones germánicas (visigodos desde el este y vándalos desde el norte sobre todo) pero también por las revueltas campesinas llamadas “bagaudae”, que en ese momento estallan en Helvetia y, sobre todo en Aquitania y la zona alta de Tarraconense (es decir: en “Vasconia”). Esta última revolución campesina no es nunca derrotada del todo y sienta las bases de lo que luego conoceremos como derecho pirenaico, navarro o vasco, que no es romano ni feudal, sino otra cosa, algo muy nuestro y en general bastante mejor que el derecho romano.También es sin duda responsable del milagro de la supervivencia del euskera en medio de lenguas romances (latín vulgar).
Así vemos en la primera “edad oscura” (o altísima Edad Media) cómo durante dos siglos, del Ebro al Garona y de Cantabria a zonas indeterminadas del Pirineo, existe una Zona Libre que no acaba de ser conquistada ni por godos ni por francos. Es en esta época cuando se empieza a usar el término “vascones” (singular latino “vasco”), aunque a veces se usa “cántabros” y “Cantabria”, en particular por los visigodos, que crean el Ducado (marca fronteriza) de Cantabria, precursor distante de Castilla, en la zona al sur de la actual Cantabria, de Merindades, pero incluyendo La Rioja y Tutera, con algunas incursiones más al interior que no parece que fueran nunca consolidadas. Esta Zona Libre (o la mayoría de ella, Cantabria parece que se pierde al estado visigodo entonces) se acabará constituyendo como Ducado de Vasconia, tras la invasión franca de principios del siglo VII. Es en este momento cuando, a pesar de mantener sin duda en importante medida sus raíces revolucionarias campesinas, Vasconia (ya con ese nombre) se convierte en Ducado, en monarquía, y entra ya al orden feudal medieval formalmente.

antso_vii.
Antso VII ‘Azkarra’, que cedió media Navarra a Castilla sin luchar siquiera

Esta situación monárquico-feudal se irá agudizando en las siguientes fases estatales vascas que son Pamplona y Navarra. Nunca hay una ruptura total o radical con el derecho pirenaico, no hasta la Revolución Francesa al menos, pero sí que creo que debemos hablar de degradación paulatina del espíritu revolucionario vasco en estas condiciones, hasta el punto que la Navarra foral llegó a tener una corte (parlamento) estamental, típicamente tardo-feudal. En este sentido creo que hay que dejar de idealizar el estado navarro, que es derivado del derivado del derivado de la revolución constituyente vasca o Euskal Bagaduda, en un proceso de concesiones y adaptaciones que en general favorecen a los poderosos y a los extranjeros. Sin embargo, en algunos territorios, esa degradación feudalizante fue mucho menor, en particular en la costa (entonces de menor importancia), donde vemos como no aparecen castas feudales o incluso se mantiene, al menos en Lapurdi, la igualdad legal de mujeres y hombres, ref: https://www.academia.edu/682017/The_Remarkable_Role_of_Women_in_16th_Century_French_Basque_Law_Codes

6º – Revolución industrial, Capitalismo y destrucción parcial o total de las autonomías vascas “forales”. Sólo apuntarlo porque es la fase final o más reciente pero ha sido analizada muchas veces y no me siento capaz de añadir nada que no sea conocido.

geopolítica · guerra · imperialismo

Guerra!

Los locos están al mando y nos van a matar. Trump huye hacia delante forzando la guerra contra Irán, que es la palanca ineludible de la Tercera Guerra Mundial. Porque esa guerra que acaba de comenzar no es sólo contra Irán o su régimen islamo-fascista, sino contra China y Rusia, grandes potencias nucleares que no pueden permitir que su aliado clave caiga. Es una locura total pero al viejo decrépito loco Trump parece importarle una mierda, erróneamente confiado en los pasados “éxitos” de la política agresiva estadounidense en Asia Occidental y Central, hace casi dos décadas, cuando Rusia y China eran aún tímidos.

Cuando escribo esto Irán ha bombardeado dos bases militares de EE.UU. en Irán en retaliación por el asesinato de un alto comandante iraní (y otro iraquí). Trump claramente quiere esa guerra y va a responder de manera brutal, pero Irán ha demostrado que no se va a achantar y tiene medios para responder contra los vasallos de EE.UU. en la región, desde Israel hasta los Emiratos Árabes Unidos.

Una vez que EE.UU. bombardee Irán, lo que ocurrirá casi sin duda en los próximos días, quizá desde su base genocida de Diego García (Océano Índico), a donde está desplegando media docena de bombarderos B-52, quizá desde sus bases en el secuestrado Baréin, quizá desde las bases que tiene en Europa (España, Italia, Alemania, etc.), la guerra habrá comenzado. Irán procederá a bloquear el Golfo Pérsico, el petróleo se disparará en los mercados (para alegría de unos pocos y lamento de la gran mayoría) y Trump intentará movilizar a EE.UU. y a toda la OTAN para una prolongada guerra, algo que sin duda va a chocar con el rechazo de amplísimos sectores de la población.

Pero como digo el conflicto va muchísimo más allá de Irán, para China, Rusia e incluso India, Irán es un socio amistoso. Para China es una pieza clave en su “Ruta de la Seda” (rebautizada recientemente como “Road and Belt”) con la ambición de establecer al menos parcialmente rutas comerciales con Europa por vía continental. Hace unos días apenas, justo antes de que estallara la crisis en nuestras narices, India, Irán y Rusia firmaban un acuerdo para un proyecto comparable, evitando en parte así el Canal de Suez y buscando vías más cortas para el comercio de India con el Norte de Europa a través de Irán y Rusia.

Estados Unidos está tratando de boicotear todos esos proyectos con esta absurda guerra y los estados de la OCS no se van a quedar de brazos cruzados, al menos no China y Rusia. Exactamente qué harán no lo sé pero sí que me parece que si EE.UU. insiste en seguir por la vía de la guerra, a China muy en especial no le va a quedar otro remedio que ir a la guerra con la superpotencia norteamericana. Podría invadir Taiwán, podría intervenir en Afganistán unilateralmente, chocando con las fuerzas de la OTAN allá desplegadas, podría pasar casi cualquier cosa, la verdad.

Cualquier cosa incluyendo la guerra nuclear. Las guerras se sabe cómo empiezan pero no cómo acaban y en este caso el riesgo de guerra nuclear es extremo, mayor que en la famosa crisis de los misiles cubanos. No estamos en 2001 ó 2003 cuando EE.UU. aún lograba salirse con la suya unilateralmente anta la pasividad perpleja de China y Rusia. China es ya la mayor superpotencia económica global en términos de PIB (PPC, y casi en PIB nominal) y sus fuerzas armadas llevan décadas preparándose para algo así. Hace no mucho Rusia garantizaba militarmente la soberanía venezolana, China la de Nicaragua (donde está financiando un ambicioso proyecto de canal transoceánico), cómo no van a garantizar la soberanía de un aliado aún más importante como es Irán?! Es impensable que ésto no conduzca, en caso de que continúe la escalada, a una guerra mundial.

Y, obviamente, una guerra mundial en la era de las armas nucleares es “impensable”… lo que no quiere decir que no ocurra. Al final hay una serie de líderes, muy pocos, con la capacidad de tomar ese tipo de decisiones y al menos uno de ellos, Donald Trump, ha demostrado que está loco de remate, que está más que dispuesto a sacrificar el mundo y a la Humanidad a su idiotez megalomaníaca.

Tenemos que detener esta guerra pero ya! Como sea!

 

PD- Mapa de alianzas (colores, aproximativo), bases (morado = USA, que además tiene bases en Europa y en Diego García, al sur de India, azul = GB y Francia, rojo = China) e insurgencias (estrellas) en la región:

conflictoGolfo2019.v2