Prehistoria · Serie: Europa Vascónica

‘Europa Vascónica’. Capítulo 1: el Neolítico vascónico inicial.

No voy a entrar aún en este primer capítulo de la serie a debatir por qué creo que el neolítico principal europeo, de origen egeo, es vascónico o proto-vascónico, a eso seguramente tendré que dedicar un capítulo específico (aunque de nuevo a los y las impacientes les remito a este artículo denso previo). Me parece que es mejor ir por partes y en este capitulo doy por sentado que es así, tendréis que creerme (o no) en este aspecto de momento.

Hace unos 8500 años en lo que ahora es Turquía occidental y Grecia septentrional nos encontramos con una población que es genéticamente casi idéntica a los actuales habitantes de cerdeña, sardos y sardas), esa población se expandió, como han demostrado repetidamente estudios arqueogenéticos recientes, con gran velocidad y mestizaje escaso (al menos donde tenemos datos, porque hay lagunas importantes) a casi toda Europa. Hace unos 7800-7500 años llegaron a Liguria, Provenza y la costa oriental de Iberia, pocos siglos después (c. 7000 BP) llegaron a Euskal Herria, entre otros lugares. Esta gente son a mi entender los primeros hablantes de vascónico, la lengua o familia lingüística de la que deriva el euskera, el íbero y seguramente otras muchas lenguas extintas como el paleosardo (o eteosardo).

Los orígenes: los primeros agricultores vascónicos

La evidencia arqueológica mejor conocida es la de Tesalia, Grecia, donde la localidad de Sesklo en particular es referencial.

Neo1recorte
Extensión inicial aproximada del Neolítico Vascónico (rojo teja) y otras culturas neolíticas contemporáneas (verde)

Este se cree que sería el aspecto de la acrópolis de Sesklo (Kastraki, Sesklo A) hace unos 8500 años:

reconstruccion-1a
Sesklo A. Autor: D. R. Theocharis, Νεολιθικός πολιτισμός. Σύντομη επισκόπηση της νεολιθικής στον ελλαδικό χώρο, Fundación Educativa del Banco Nacional, Atenas 1993.

Su cerámica varía pero la más característica es la pintada (percursora de la cerámica pintada de los Balcanes) en tonos rojos y blancos:

sesklo-05
Foto: Oscar Aaron.

Es también importante la elaboración de figurillas que se suelen considerar representación de “la Diosa” (Gaia, Mari…) y que conceptualmente enlazan con otras representaciones tanto neolíticas de Anatolia sudoriental como paleolíticas de Europa (aunque hay distancia en el tiempo), como posteriores tanto en las Cícladas como en el sur ibérico (nótese la forma de “violín” de la estatuilla de arriba a la derecha):

sesklo-06
Foto: Oscar Aaron.

Aunque los conocimientos arqueológicos provienen sobre todo de Tesalia, se ha vuelto evidente en fechas recientes que la orilla oriental del Egeo no debió de ser menos importante y que, por lo general, ofrece un modelo genético ligeramente mejor para el origen de esta población neolítica vascónica original, cuyos descendientes actuales más puros son los habitantes de Cerdeña.

En el análisis de Lazaridis 2016 se forzaba (supervised Admixture run) a estos proto-vascónicos de Anatolia Occidental a definirse en base a otras cuatro poblaciones modelo: dos paleoeuropeas (WHG y EHG) y dos neolíticas de Asia Occidental, resultando en una mezcla aparente de ambos núcleos neolíticos (Kurdistán o “Iran Neolithic” y Palestina o “Levant Neolithic”) con un elemento menor de afinidad WHG (componente epipaleolítico europeo principal, excepciones sólo en Europa del Este y Escandinavia):

NeolithicComponents

Sin embargo hay que ser cautelosos con este análisis forzado, hoy día cada vez se usa más “Anatolian Neolithic” como un componente ancestral autónomo, pero supongo que necesitamos más investigación sobre su conformación original. Lo que sí que parece claro es que sí que hay alta afinidad con el Neolítico del sudeste de Anatolia (Boncuklu, Tepecik-Çiftilik), que son más antiguos y quizá precursores directos del Neolítico egeo o proto-vascónico.

En definitiva, si se acepta la premisa de que el neolítico principal europeo de raíz egea es el origen y causa de las lenguas vascónicas, entonces hay que entender que los primeros “euskaldunes” vivieron en lo que ahora es Turquía (y en Grecia también). Esas son las raíces últimas de lo vascónico.

La rápida expansión vascónica en Europa

Tras su establecimiento en el Egeo hace unos 8500 años, estas primeras gentes vascónicas se expandieron con gran velocidad y con poco mestizaje a juzgar por la arqueogenética. Hay dos ramas principales, la continental que continúa inicialmente con la cerámica de tipo Sesklo (cerámica pintada de los Balcanes, con varios grupos culurales como Karanovo I y Starcevo-Köros-Cris)  y la mediterránea o “cardial”.

10.320cardium20potLa cerámica de tipo cardial (o más correctamente impreso-cardial, dcha.) no está pintada y no es característica de Sesklo (pero sí de una localidad menos famosa del interior de Tesalia: Otzaki). Se caracteriza por su decoración relativamente sencilla de impresiones, a menudo de conchas de cárdidos (berberechos). En todo caso parece claro que se extendió desde Épiro, tanto hacia el norte siguiendo la costa albanesa y dálmata como hacia el oeste cruzando a Apulia y eventualmente llegando a Europa Occidental.

Estas gentes del Neolítico Cardial, que sin duda son antepasados de los sardos, en gran medida de los vascos y en general de todos los pueblos de Europa Occidental en mayor o menor grado, eran no sólo agricultores y ganaderos sino también marineros y pescadores, expandiéndose primariamente a lo largo de la costa mediterránea, sin duda mediante el uso de embarcaciones, que también debían de usar para la pesca. Quizá no sean tan impresionantes en este aspecto como los austronesios y sus travesías épicas por el Océano Pacífico pero son mucho más antiguos y sin duda han dejado un legado marinero importante, probablemente incluso en el lenguaje: arenque/herring < arrain (pez en euskera), sardina < sarda-(eg)in-a (la que hace banco), etc.

Esta rama marítima llegó (por tierra) a Euskal Herria hace unos 7000 años. Tengo razones para pensar que acá se mezclaron, al igual que en otras partes de la Europa Atlántica (centro y oeste francés, incl. Bretaña, Escandinavia), con mayor intensidad con los aborígenes paleoeuropeos, ya que tanto Paternabidea (Nafarroa) como Gurgy (Borgoña) muestran “pools” de ADN mitocondrial extremadamente “moderno”  en épocas muy tempranas y de origen seguramente “mestizo”, también se aprecia esto en Gökheim (sudoeste de Suecia), donde además se detecta una genética autosomal (nuclear sin los cromosomas sexuales) muy similar a la de los vascos modernos y con clara mezcla importante del componente paleoeuropeo (WHG). Sin embargo este es un tema que requiere más investigación (las lagunas de información en Europa Occidental son sorprendentemente masivas) y que en todo caso desarrollaré en capítulos posteriores.

278px-linear_pottery_001Por su parte la rama continental de estos primeros pueblos vascónicos experimentó una transformación cultural en Hungría, dando lugar a la Cerámica Lineal (de nuevo grabada y no pintada pero con motivos muy distintos de los del Cardial, izda.) o Neolítico Danubiano, que se expandió rápidamente por Europa Central beneficiándose del máximo climático de aquella época.

Como sólo habían transcurrido unos mil años cuando ambas ramas vascónicas se volvieron a encontrar en la zona del Rin, pienso que sus lenguajes aún serían mutuamente inteligibles al menos en algún grado importante.

Neo2recorte
El Neolítico Vascónico c. 5000 BP (tonos rojizos), en verde otros grupos neolíticos de Europa
Rojo teja: Neolítico Vascónico original
Rojo pálido: Vascónico continental 1 (cerámica pintada)
Rosa: Vascónico continental 2 (cerámica lineal o “Neolítico Danubiano”
Naranja oscuro: Vascónico marítimo 1 (cerámica impreso-cardial y afines más antiguos)
Naranja claro: Vascónico marítimo 2 (“epicardial” y grupos relacionados más tardíos)

En el próximo capítulo (probablemente) veremos como los antiguos vascónicos siguieron expandiéndose muy dinámica e innovadoramente (megalitismo) por sus fronteras occidental, septentrional e incluso oriental y cómo sufrieron la primera invasión de otros pueblos, quizá antepasados etnolingüísticos de los etruscos, que llegaron desde la zona del Éufrates. Cómo les respondieron y llegaron a un status quo y como poco después en los Balcanes se desarrolló lo que podemos describir como la primera civilización de Europa, civilización con genética “tipo sardo” (vascónico 1) y lengua seguramente emparentada con el euskera por lo tanto.

Prehistoria · Serie: Europa Vascónica

Nueva serie: ‘Europa Vascónica’. Capítulo 0: introducción.

Hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana…

Ah, no! No es así. Empiezo de nuevo.

Hace un par de décadas en pleno corazón de Bilbao… un tipo llamado Luis se preguntaba por el origen del euskera. Las teorías al uso parecían todas muy malas: que si el Cáucaso, que si los Dogón de Mali, que si… había todo tipo de “teorías” disparatadas que no parecían aguantar la más mínima crítica científica. Pero sobre todo había una pregunta, un signo de interrogación tremendo: una pregunta sin resolver, un puzle inmenso, un laberinto a investigar, un misterio…

Y el hombre este, es decir servidor, empezó a leer sobre prehistoria, genética de poblaciones, etc., primero en libros prestados o comprados, luego en la biblioteca… pero el gran avance llegó con la Internet, casi como la biblioteca infinita de Borges pero en interactiva. No sólo la Internet permitía el acceso a innumerables documentos y debates, sino que simultáneamente la genética de poblaciones se expandía como nueva rama de la ciencia, ya dejados atrás los primitivos intentos de averigüar algo en base a los grupos sanguíneos, que quizá daban alguna pista pero no eran nada concluyentes.

Eventualmente, en 2008 ya, empecé a escribir mis propios blogs. En inglés por eso de “txapela buruan ta ibili munduan” pero sobre todo porque el ambiente socio-político en castellano era intratable. Usaba el seudónimo de Maju, que aún uso en algunos contextos. Mi blog de prehistoria (recientemente cerrado), llegó a tener mil visitas diarias, una locura! Nuevos estudios aparecían cada pocas semanas, el origen de la humanidad, sus migraciones, las diversas culturas y microevoluciones, todo se iba desvelando, en parte gracias a nuevas investigaciones arqueológicas pero sobre todo gracias a la genética de poblaciones, que estudia la evidencia en nuestras propias células y las de los restos humanos antiguos (arqueogenética).

En 2013 con la pre-publicación del estudio seminal de Lazaridis et al. (publicación formal en 2014) estalló la bomba. Al contrario de lo que muchos creíamos hasta entonces, los vascos no eran descendientes casi puros de los habitantes del Paleolítico del sudoeste europeo, sino que mostraban clara señal de tener tanto o más componente neolítico. No eran sólo los vascos, la señal era masiva en toda Europa, sobre todo en la antigüedad neolítica: hubo una época hace unos 4000 años en que casi toda Europa estaba habitada por gente muy parecida a los actuales sardos, los habitantes de Cerdeña. Y esa gente había venido del Egeo: de Turquía Occidental y Grecia con sus innovaciones agrícolas, ganaderas y pesqueras (eran buenos navegantes sin duda, al menos los de la rama sur).

Esto y mucho más, porque el tema tiene muchas complicaciones e incluso algunas preguntas aún abiertas a espera de ser investigadas, es lo que iré abordando en las próximas semanas y meses, paso a paso en los artículos de esta serie. Porque este conocimiento que he logrado adquirir en estos años debe pasar al bagage cultural del pueblo, tanto del pueblo vasco como de los demás pueblos de Europa, porque la paleo-historia es en gran medida común y sería ingenuo e incluso peligroso imaginar a la nación vasca como algo mágicamente aislado de su entorno y viceversa.

PD – Quien se atreva a enfrentarse a una versión muy comprimida, densa, de lo que vamos a tratar en la serie puede leer este artículo que, tras correcciones menores y traducción al euskera pasó a publicarse como apéndice al libro de Juan Martin Elexpuru “Euskararen Aztarnak Sardinian?” (Pamiela 2017).