Europa · Euskal Herria · fascism · pandemia

Macron = Mengele

El régimen de Macron en el estado francés, cuyas fronteras imperialistas se extienden hasta el interior de mi país, ha aprobado la obligatoriedad de la terapia génica experimental (mal llamada “vacuna”) para todos los trabajadores y trabajadoras del sector sanitario, entre otras medidas totalitarias inaceptables contra los derechos cívicos y humanos (el llamado pase sanitario). Se trata de una agresión sin precedentes desde el nazismo mismo contra la libertad y muy posiblemente contra la salud de las personas, lo mismo que el infame Dr. Mengele experimentaba con las vidas de los cautivos del régimen eugénico racista alemán, el Dr. Macron, cuya infamia totalitaria y represiva se remonta a los mismísimos inicios de su mandato y no ha dejado de aplastar a la población desde entonces, arrancando manos, ojos, destrozando cráneos y asesinando impunemente con sus escuadrones policiales racistas, ahora impone medidas eugénicistas, médico-fascistas contra la libertad sanitaria.

Recordemos: las llamadas “vacunas” son en el caso de todas las marcas occidentales no el mero bichito atenuado de las vacunas tradicionales, sino una terapia génica experimental por la que cadenas de ARN cuya transparencia es nula ordenan a tus células producir algo que no debería producir (y que no sabemos qué es porque no hay transparencia sobre el código genético utilizado con la excusa ultra-capitalista de las patentes) y que en al menos algunos casos produce efectos negativos muy claros y en algunos casos la muerte. La gente tenemos derecho a negarnos a ser ratas de laboratorio para dictadores enloquecidos como Macron.

Además de obligar al personal sanitario a sufrir esta experimentación biológica ultra-oscurantista, a riesgo de causar aún mayor colapso de la sanidad, sea por deserciones, sea por huelga más que justificada, Macron y su camarilla pseudo-parlamentaria intentan obligar a la ciudadanía (o deberíamos ya decir “servidumbre”?) a plegarse a su rol designado de conejillos de indias en este experimento médico masivo mediante la imposición del llamado “pase sanitario”, que certifique “vacunación” o un test reciente negativo. Este “pase sanitario” será requerido en cines, restaurantes, bares museos, piscinas y transporte público a larga distancia.

La única esperanza legal de detener esta locura es el recurso interpuesto ante el Tribunal Constitucional pero en Frankistán como en Españistán el aparato judicial a esa escala es extremadamente político, así que no tengo muchas esperanzas.

El fascismo está aquí, es un fascismo muy eugénico (bio-médico) y camuflado de “centro moderado” (extremo centro, pensamiento único, falsa democracia). Nuestras vidas están siendo destruidas con la excusa de “salvar vidas”. Sobrevivir no es vivir, y ni siquiera está claro que sobrevivamos a esta barbaridad totalitaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s