América · política

El FBI implicado hasta las cejas en el golpe fallido en EE.UU.

Escribía el 9 de Enero, en torno al fallido intento de golpe de estado en Estados Unidos tres días antes que:

Pero ese despliegue [policial] no existió, alguien dejó hacer a la turba fascista (ver los vídeos de como hasta les dejan entrar, se hacen selfis con ellos). Esto es algo que apenas se está debatiendo y que debería estar en el centro del análisis: el problema no es tanto el “Búfalo Bill” de pacotilla de Arizona ese, el problema está en la comandancia del FBI y demás cuerpos policiales que les pusieron la alfombra roja.

También decía que: lo más importante (y no debatido) del todo: la complicidad de elementos clave de la policía, sobre todo de la federal (FBI, Homeland Security, etc.), que muy evidentemente dejaron hacer.

Durante los meses siguientes he tenido que levantar las cejas más de una vez ante la absoluta falta de exposición y/o purgas de los policías necesariamente implicados, algo que no sólo tiene que ver con el gobierno de entonces (Trump) sino al parecer también con el aparato «clintonista» del Partido Demócrata que gobierna ahora, que, por razones misteriosas, se ha dedicado y se dedica a ocultar esta participación policial necesaria y muy evidente en el intento de golpe trumpista.

Ahora por fin se ha expuesto que efectivamente agentes del FBI (policía federal estadounidense) estaban no sólo infiltrados pasivamente como espías sino que participaron activamente en la organización del asalto al Capitolio y que, a pesar de ello, no están siendo acusados sino todo lo contrario.

Irónicamente son los elementos más clásicamente trumpistas quienes ahoran denuncian esta obviedad, a pesar de que Trump era el Presidente entonces y en consecuencia el jefe último del FBI y otras agencias de inteligencia (NSA), que dejaron hacer como poco o incluso incitaron a la revuelta fallida. Por contra el aparato mediático «clintonista» (mucho más poderoso) intenta echar tierra sobre el asunto y lo califica, cómo no, de «teoría conspiracionista» (lo que es por supuesto, las conspiraciones existen, sobre todo a nivel de cuerpos policiales, militares y de espionaje — es su trabajo, es lo que llaman «inteligencia» y «psy-ops»).

Como en tantos otros casos, p.e. el infame atentado contra Catalunya en Agosto de 2017, atribuido a células islamo-fascistas pero en realidad sin duda operado por los servicios secretos españoles (que controlaban a Es Satti, lo mismo que la CIA controlaba a Mohamed Atta en 2001) y anunciado de antemano de manera apenas sucinta por el entonces ministro García-Margallo, nos encontramos con que la realidad es algo más complicada de lo que parece y está dirigida desde las altas esferas.

Con esto habría munición legal para encerrar a Trump de por vida, no por un desfalco fiscal en plan Al Capone, sino por alta traición. Sin embargo lo extraño es que el aparato del Partido Demócrata esté tapando esta implicación policial, es como si tuvieran algo que ocultar. Esto podría tener relación con el propio golpe fallido o podría tener que ver con otras muchas tramas sospechosísimas del FBI, empezando por el «Russiagate» (supuesta manipulación rusa de las elecciones norteamericanas de 2016, algo absolutamente demostrado falso pero inicialmente aireado por el FBI), con otros trapos sucios del PD, como la sistemática manipulación de las primarias internas en contra del social-demócrata Bernie Sanders, con protección de agentes tanto policiales como políticos que operaron a favor de la transición constitucional, notablemente el Vicepresidente Pence, etc.

La verdad es que no puedo discernir el por qué exacto de la ocultación por parte del Partido Demócrata de la investigación de la implicación policial en el golpe fallido del 6 de Enero pero imagino que hay tantos trapos sucios que ocultar, que permitir esta investigación y la subsecuente acción legal (estamos hablando de alta traición, de golpe de estado, y no es el primero aunque sí el más claramente organizado como tal) es como abrir la caja de Pandora, con consecuencias de imposible control eventualmente, ya que cualquiera de los policías acusados podrían revelar demasiados trapos sucios, apuntar a poderosos dirigentes políticos o económicos, etc.

Si se supiera la verdad y, sobre todo, si esta verdad fuera reconocida oficialmente la mismísima Red Gladio que gestiona el Imperio OTAN desde las sombras quedaría en evidencia, al menos en EE.UU. Demasiadas «teorías de la conspiración» se volverían más plausibles de cara al público y la propia creencia en la falacia de que vivimos en «democracia» se tambalearía.

Pero a mí todo eso no me parece mal, yo quiero saber: sin verdad no hay ciencia, tampoco hay libertad y mucho menos socialismo. Llamadme «conspiranoico» si queréis, prefiero eso que ser un pánfilo que se cree todo lo que dice el régimen.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s