capitalismo · ecología · guerra de clases · historia

La crisis: mi síntesis

Me preguntan por la crisis. Respondo de forma tan sintética como puedo.

BastillePara mí estamos en una época de crisis profunda y relativamente lenta de carácter sistémico, comparable quizás a la época final del antiguo régimen francés, cuando todo el peso de las catastróficas finanzas del estado recaían sobre los pobres, mientras que los ricos estaban prácticamente exentos de impuestos. Una década antes de la Revolución Francesa nombraron a Necker, un economista protestante, para que reformara el sistema pero pronto le echaron porque el poder de la aristocracia era inmenso y se negaban a pagar impuestos o perder subvenciones. Eso condujo a la Revolución Francesa y más en general y a medio plazo, revolución tras revolución, a un cambio de paradigma político y socio-económico.

Sin embargo una vez que los burgueses se instalaron en el poder su capacidad revolucionaria o incluso reformista se anuló y entonces ya sólo quedaba el Proletariado y el Campesinado para ello. Entonces tenemos la Revollución Rusa y sus herederas, que es como la francesa pero con burocracia en vez de burguesía como segmento dirigente. Es una revolución que no acaba de ser proletaria del todo, que es desarrollista (y en ese sentido “capitalista”) pero que evidencia los límites del liderazgo burgués, en particular en la periferia del sistema, sin “burguesías nacionales”, amedrenta y despabila a la burguesía y sus aliados social-demócratas, que reforman progresivamente entre los 30 y los 60, produciendo el espejismo del “capitalismo social”.

A finales de los 60 se produce (en los países desarrollados) la crisis de transición del modelo fordista (obrero masa, fábrica disciplinaria, subsunción formal del trabajo en el capital) al modelo toyotista (obrero social, fábrica difusa, subsunción real del trabajo en el capital, que es más alienante pero también antiautoritaria). Occidente reaciona con reformas osadas, demostrando ser más flexible que la URSS, y descartando a sus dictadores y líderes autoritarios (en los estados desarrollados), privatizando a saco, destruyendo en gran medida las conquistas sociales. globalizando y creando una burbuja de crédito para amortiguar el golpe (es lo que solemos llamar “neoliberalismo” o “thatcherismo”).

La URSS no reformada por su naturaleza autoritaria intrínseca al leninismo, reacciona sólo muy tarde y colapsa. China, menos desarrollada, adopta en cambio un modelo neo-fordista híbrido que mucho me temo que tenga sus límites (al tiempo) pero que de momento le sirve para competir por la hegemonía global, en un escenario imperialista (en el sentido leniniano) casi bipolar que recuerda al de Alemania contra Gran Bretaña antes de la Primera Guerra Mundial.

GJParisFuegoMientras tanto Occidente se cuece lentamente en su propia salsa y los proles pagamos los platos rotos, la situación cada día más se parece a la de la Francia prerrevolucionaria pero con agravantes de dimensión sin precedentes: afecta a todo o casi todo Occidente y además se combina con un desafío global sin precedentes (catástrofe ambiental) de carácter global y al que el Capitalismo no puede aportar soluciones por su naturaleza expansionista, depredadora, imperialista, ecocida (lo mismo que explota a l*s human*s, explota al planeta y éste no tiene mecanismos de lucha propios). Esta doble crisis lleva ya tiempo acumulándose, tuvo un primer estallido en 2007-08, que produjo grandes protestas e incluso semi-revoluciones a partir de 2010.

Ahora lo que vemos es un “cierre de filas” autoritario y neoliberal (fascismo de 3ª generación?) pero es estéril puesto que no aborda los problemas de fondo, que son gravísimos y no pueden ser ignorados. Las únicas salidas son la revolución o la extinción. Cuánto tiempo se prolongará la crisis es difícil de vaticinar pero yo como mucho le doy hasta 2035, como mucho.