ecología·estado español·Europa

Réquiem por el Río Tajo

201705081859449934
En un lugar de La Mancha…

El cambio climático acaba de marcarse un tantazo en Españistán: “Abril: aguas mil” pasa a la lista de refranes obsoletos (RAE ponte las pilas!), los peces se mueren por millares en aguas verdosas que parecen de alcantarillado y Murcia declara Def Con Dos, al ver cómo su industria nacional: las verduras de regadío van a tener que conformarse con ser de secano y, por lo tanto, nada verdes, ni colorás tampoco. No hay ya agua para trasvases, no.

Ya estaban los ingleses subiéndose por las paredes hace meses porque no les llegaban verduras de Murcia, que si habían subido mucho de precio, que si era una especulación o incluso un chantaje anti-Brexit… pues es sólo el principio chavales. Lo que no sé es por qué, con lo que llueve en Albión, no cultiváis vuestros propios tomates, la verdad. Que no hace suficiente sol? Pues probad en el Sahara entonces, porque dentro de poco no va a ser muy diferente en el caso de Murcia y gran parte de la Península Ibérica.

El calentamiento global avanza a paso de gigante, por mucho que el Emperador Donald se empeñe en ponerse la venda en los ojos, y ya no afecta sólo a remotos esquimales o campesinos africanos: ha llegado a Europa y ha llegado para quedarse y agravarse. Es sólo el principio.

Junto a las contradicciones clásicas de la lucha de clases y la propia incapacidad del Capitalismo para mantener una economía sana para una sociedad estable, la contradicción ecológica o ambiental, que se nos echa encima cual apocalipsis sin trompetas, es una contradicción “nueva” de carácter extremo y en retroalimentación positiva con las propias de lo económico-social o humano. Marx y otros pensadores clásicos no entendieron este problema porque, al enfocarlo todo desde una perspectiva humanista o socio-económica, y al atribuir al trabajo humano ser la única fuente de “valor”, no eran capaces de comprender que la explotación también se ejerce sobre la Naturaleza (o Medio Ambiente o Madre Tierra) creando una dialéctica propia que bien podría causar la extinción misma de la especie humana (entre otras muchas) si no le ponemos remedio pero ya, y que, en cualquier caso agrava y acelera las contradicciones internas de la Humanidad bajo el Capitalismo, llevando a éste a un callejón sin salida y a la necesidad urgente de una salida revolucionaria, que no puede ser meramente socialista, ni mucho menos desarrollista (explotadora de la Naturaleza), sino plenamente eco-socialista, o como prefiero denominarla yo: eco-comunista (para evitar malentendidos con el social-liberalismo reformista).

A ponerse las pilas, compañeras, porque esto es sólo el principio y va a causar todo tipo de contradicciones y luchas, que casi inevitablemente tienen que derivar en procesos revolucionarios, que hay que asegurar que sean exitosos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s