estado español·Euskal Herria·guerra de clases·política

Vuelve la acción a las calles vascas

Tema polémico donde los haya la (in-)eficacia del desafío directo al monopolio de la violencia por parte del estado (que en Euskal Herria es además de estado burgués, estado opresor extranjero) frente a la (in-)eficacia de jugar dentro de los límites, muy estrechos, que el régimen está dispuesto a tolerar.

En cualquier caso el debate lo ha reabierto la manifestación alegal (no comunicada a las autoridades del régimen), convocada en Iruñea-Pamplona por una serie de colectivos de la izquierda vasca bajo el lema ERREPRESIOARI AUTODEFENTSA (“ante la represión, autodefensa”). El canal independiente Ahotsa.info cubrió la protesta y los incidentes que siguieron (→ vídeo) y se puede apreciar que había unos cientos de personas, mayormente jóvenes.

Con el pretexto de que la protesta no había sido “comunicada” (al delegado del gobierno español, que no pinta nada en este país y que además la habría con casi total seguridad prohibido), la policía cargó contra la marcha. Algunas personas optaron por responder a su violencia, como se puede apreciar en el vídeo, con el levantamiento de barricadas improvisadas y arrojando lo que tenían a mano (botellas, latas, piedras, alguna bengala). No, no había cócteles molotov, ni nada del material “clásico” de la lucha callejera organizada, se ve bastante improvisado todo.

Tres personas resultaron detenidas y se les acusa de “desórdenes públicos y terrorismo”, el juez ha ordenado prisión sin fianza (mientras los ladrones corruptos de todo el estado disfrutan de libertad provisional).

El debate está servido: hay que pasar por el aro de todo lo que demande el estado ocupante o hay que enfrentarlo por todos los medios necesarios, por citar a Malcolm X? O quizás hay un punto medio posible? Hay opiniones para todos los gustos pero parece haber bastante consenso en rechazar la violencia represiva del estado en cualquier caso.

En cualquier caso, tras seis años de “paz” precaria y muy desilusionante, que el estado español se ha empeñado en sabotear por todos los medios imaginables, está claro que hay sectores crecientes que simplemente no ven a donde nos lleva esta vía “liquidacionista” de tragar con todo y no desafiar casi nada.

Estamos en medio de la peor crisis, o más exactamente recesión de ciclo largo, que ha vivido Europa y el Mundo desde al menos los años 30 del siglo pasado, y, mientras esta agudización de la explotación (y de la represión: las leyes son cada día más fascistas) continúa, la autodenominada Izquierda Abertzale (oficial) se limita a plantear opciones reformistas o gestos vacuos, a veces incluso alineándose con las fuerzas represivas, como ya ha ocurrido dos veces en Iruñea (Asiron, vaya frustración!), frente a las fuerzas revolucionarias que ocupan para vivir o para experimentar con la autogestión de contenido social-cultural.

En este contexto, me temo que es cuando menos comprensible que haya gente que sienta la urgencia de hacer algo más que simplemente esperar a que desde las instituciones burguesas se cambie algo, lo que en realidad apenas ocurre incluso cuando la izquierda logra gobernar.

No podemos olvidar que hoy hace cien años, el todopoderoso Zar de Todas las Rusias, Nicolás II, se vio obligado a abdicar. Las manifestantes, los huelguistas, quienes organizaron el Soviet de Petrogrado o los soldados que mataron a sus comandantes y se unieron a la sublevación no habían pedido permiso alguno.

Si analizamos la historia, podemos apreciar que estos ciclos revolucionarios se suceden en tiempos de alrededor de un siglo: 1917 Rusia, 1789 Francia, 1647 Inglaterra, 1568 Holanda. Obviamente no es una ciencia exacta, sino que es un poco como predecir terremotos, pero, si el patrón tiene algún sentido, entonces estamos en vísperas de un acontecimiento revolucionario de gran envergadura (seguido seguramente de un ciclo revolucionario prolongado y extenso). Mi conjetura es que la fecha de máxima probabilidad es 1931-33 pero no hay ninguna razón objetiva para que no ocurra antes o después, lo que sí que descartaría es que no vaya a ocurrir porque no es sólo este análisis histórico sino que se suman en nuestra coyuntura actual todas las condiciones objetivas para el proceso revolucionario: tanto las condiciones socio-económicas de corte marxista, como la urgencia existencial de corte ecologista, como una realidad que paraleliza en casi todo a la de la Francia pre-revolucionaria (deuda masiva, impuestos casi sólo a los pobres, miseria creciente, instituciones al servicio no del pueblo sino de los oligarcas, etc.)

Ahora bien, lo que no sé es hasta que punto estas demandas concretas de la lucha contra la represión, que a su vez generan nueva represión, son el motor conceptual que nos puede llevar a la ruptura revolucionaria. Pienso que es más importante centrarse en temáticas de interés más general, como el reparto de la riqueza, la colectivización de los medios de producción, la democracia directa, etc.

Véase también:

Anuncios

2 comentarios sobre “Vuelve la acción a las calles vascas

  1. Muy buen análsis de lo que está pasando en Euskal Herria. Comotú bien dices, la clave para avanzar es agudizar la lucha de clases en torno a los temas que interesan a toda la Clase Trabajadora, y que son de una urgencia sangrante: desahucios, pobreza energética, precariedad laboral, paro crónico, reparto del trabajo y la riqueza, y sobre todo, el corazón de la bestia, el sancta santorum del sistema capitalista. LA PROPIEDAD PRIVADA DE LOS MEDIOS DE PRODUCCIÓN. O sea, que hay que levantar el proyecto y la bandera de la República Ecosocialista Vasca, Feminista y Confederal.

    Ya me dirás…

    Me gusta

    1. Aupa Mikel. No sé por qué no te había respondido (igual no tenía nada que añadir?) pero creo que te interesará saber que he iniciado una serie de artículos de reflexión sobre “Revolución en Vasconia”:

      https://bagaudaberri.wordpress.com/2017/04/28/el-carro-y-los-bueyes/

      El próximo será sobre “navarrismo” probablemente, que algunos me están poniendo de los nervios al exagerar en exceso esta tendencia, por lo demás legítima y hasta diría que útil (pero todo en su justa medida). Y más tarde querría también escribir algo sobre Confederalismo Democrático, fronteras, naciones y poder popular.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s