Euskal Herria · política

Corrupción en Bizkaia (vídeo)

Este debate que producimos ayer en Estado de Excepción es de “obligatorio” visionado, por así decirlo: la “nube de corrupción” jeltzale de la que no se habla y sobre la que hay que hablar y mucho.

Sabías que en Bizkaia tenemos una autopista sin coches que ha costado seis veces lo que el infame aeropuerto sin aviones de Castelló? Todo eso y mucho más en este debate imprescindible.

Hay algunos problemas de sonido entre los minutos 10 y 19 aprox. (tuvimos que improvisar tras el robo sufrido hace varias semanas) pero por lo demás es un programa excelente, y sobre todo que habla de lo que nadie habla y de lo que todos y todas queremos saber.

Relacionado: Caso Bidegi, la Gürtel de Gipuzkoa?

Euskal Herria · política

Mañana: “Corrupción en Bizkaia”

Tras un hiato inesperado, causado por un robo de material por parte de criaturas lumpenproletarias, que nos ha hecho perder unos 600 euros (y otros tantos al centro ocupado Karmela), mañana vuelve Estado de Excepción a la Red con un programa dedicado a las tramas de corrupción en Bizkaia. Estarán Igor Meltxor (autor de “Gestión a la vasca. Chiringuitos, impunidad y soberbia” y “Caso Bidegi. ¿A dónde ha ido a parar el dinero?”) y Ander Guitérrez-Solana (Podemos-Ahal Dugu).

Para verlo en directo o en diferido, visita estadodeexcepcion.info (si funciona la página, porque parece que se nos ha olvidado pagar la cuota con todo el jaleo del robo) o el correspondiente canal de YouTube.

17580264_10212338380200179_642460530_n

La semana que viene seguramente entrevistaremos a Manu Cabacas, hermano de Javi Cabacas, asesinado por una carga policial absolutamente gratuita y absurda bajo responsabilidad del Lehendakari golpista Patxi López (PSOE) pero cuyos responsables están siendo colectivamente encubiertos por toda la gran coalición, incluidos PNV y PP. Será el aniversario de la tragedia.

estado español · Euskal Herria · guerra de clases · política

Vuelve la acción a las calles vascas

Tema polémico donde los haya la (in-)eficacia del desafío directo al monopolio de la violencia por parte del estado (que en Euskal Herria es además de estado burgués, estado opresor extranjero) frente a la (in-)eficacia de jugar dentro de los límites, muy estrechos, que el régimen está dispuesto a tolerar.

En cualquier caso el debate lo ha reabierto la manifestación alegal (no comunicada a las autoridades del régimen), convocada en Iruñea-Pamplona por una serie de colectivos de la izquierda vasca bajo el lema ERREPRESIOARI AUTODEFENTSA (“ante la represión, autodefensa”). El canal independiente Ahotsa.info cubrió la protesta y los incidentes que siguieron (→ vídeo) y se puede apreciar que había unos cientos de personas, mayormente jóvenes.

Con el pretexto de que la protesta no había sido “comunicada” (al delegado del gobierno español, que no pinta nada en este país y que además la habría con casi total seguridad prohibido), la policía cargó contra la marcha. Algunas personas optaron por responder a su violencia, como se puede apreciar en el vídeo, con el levantamiento de barricadas improvisadas y arrojando lo que tenían a mano (botellas, latas, piedras, alguna bengala). No, no había cócteles molotov, ni nada del material “clásico” de la lucha callejera organizada, se ve bastante improvisado todo.

Tres personas resultaron detenidas y se les acusa de “desórdenes públicos y terrorismo”, el juez ha ordenado prisión sin fianza (mientras los ladrones corruptos de todo el estado disfrutan de libertad provisional).

El debate está servido: hay que pasar por el aro de todo lo que demande el estado ocupante o hay que enfrentarlo por todos los medios necesarios, por citar a Malcolm X? O quizás hay un punto medio posible? Hay opiniones para todos los gustos pero parece haber bastante consenso en rechazar la violencia represiva del estado en cualquier caso.

En cualquier caso, tras seis años de “paz” precaria y muy desilusionante, que el estado español se ha empeñado en sabotear por todos los medios imaginables, está claro que hay sectores crecientes que simplemente no ven a donde nos lleva esta vía “liquidacionista” de tragar con todo y no desafiar casi nada.

Estamos en medio de la peor crisis, o más exactamente recesión de ciclo largo, que ha vivido Europa y el Mundo desde al menos los años 30 del siglo pasado, y, mientras esta agudización de la explotación (y de la represión: las leyes son cada día más fascistas) continúa, la autodenominada Izquierda Abertzale (oficial) se limita a plantear opciones reformistas o gestos vacuos, a veces incluso alineándose con las fuerzas represivas, como ya ha ocurrido dos veces en Iruñea (Asiron, vaya frustración!), frente a las fuerzas revolucionarias que ocupan para vivir o para experimentar con la autogestión de contenido social-cultural.

En este contexto, me temo que es cuando menos comprensible que haya gente que sienta la urgencia de hacer algo más que simplemente esperar a que desde las instituciones burguesas se cambie algo, lo que en realidad apenas ocurre incluso cuando la izquierda logra gobernar.

No podemos olvidar que hoy hace cien años, el todopoderoso Zar de Todas las Rusias, Nicolás II, se vio obligado a abdicar. Las manifestantes, los huelguistas, quienes organizaron el Soviet de Petrogrado o los soldados que mataron a sus comandantes y se unieron a la sublevación no habían pedido permiso alguno.

Si analizamos la historia, podemos apreciar que estos ciclos revolucionarios se suceden en tiempos de alrededor de un siglo: 1917 Rusia, 1789 Francia, 1647 Inglaterra, 1568 Holanda. Obviamente no es una ciencia exacta, sino que es un poco como predecir terremotos, pero, si el patrón tiene algún sentido, entonces estamos en vísperas de un acontecimiento revolucionario de gran envergadura (seguido seguramente de un ciclo revolucionario prolongado y extenso). Mi conjetura es que la fecha de máxima probabilidad es 1931-33 pero no hay ninguna razón objetiva para que no ocurra antes o después, lo que sí que descartaría es que no vaya a ocurrir porque no es sólo este análisis histórico sino que se suman en nuestra coyuntura actual todas las condiciones objetivas para el proceso revolucionario: tanto las condiciones socio-económicas de corte marxista, como la urgencia existencial de corte ecologista, como una realidad que paraleliza en casi todo a la de la Francia pre-revolucionaria (deuda masiva, impuestos casi sólo a los pobres, miseria creciente, instituciones al servicio no del pueblo sino de los oligarcas, etc.)

Ahora bien, lo que no sé es hasta que punto estas demandas concretas de la lucha contra la represión, que a su vez generan nueva represión, son el motor conceptual que nos puede llevar a la ruptura revolucionaria. Pienso que es más importante centrarse en temáticas de interés más general, como el reparto de la riqueza, la colectivización de los medios de producción, la democracia directa, etc.

Véase también:

fascismo · feminismo

8 de Marzo y Arabia Saudita

8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora desde hace más de un siglo y aún sin ser fiesta oficial. Lo fue durante décadas en la antigua Unión Soviética y por muy buenas razones, al fin y al cabo tal día como hoy hace exactamente cien años, una marcha de las mujeres de San Petersburgo desembocó en una revolución que amenazó con cambiar el mundo.

Pero un siglo después, aunque sin duda ha habido algunos avances para las mujeres, en algunos lugares más que en otros, la situación sigue lejos de ser ideal. Podría escribir muchas cosas razonables al respecto pero no lo veo demasiado necesario (ya se ha escrito y hablado mucho al respecto, aunque nunca parezca suficiente). En cambio voy a ceder la palabra a Nazanín Armanian que escribe hoy en Público sobre la horrible situación de las mujeres y las niñas en ese “país amigo” que es Arabia Saudita, la más execrable dictadura sobre el planeta Tierra, con la que deberíamos estar en guerra.

Para entender la brutalidad del llamado Estado Islámico (DAESH) sólo hay que entender a Arabia Saudita, porque no hay diferencia.

Quiero subrayar algunos de los aspectos más odiosos de la dictadura machista árabe: la pedofilia legal, por la que niñas tan jóvenes como 7 años son “casadas” con hombres mucho más viejos y a menudo sufren violaciones tan brutales que acaban con sus tiernas vidas.

Otro crimen inmundo de Arabia Saudita es la esclavitud cuasi-legal de millones de trabajadores y trabajadoras extranjeras, que dependen totalmente de sus amos árabes. En el caso de las mujeres, cuyo trabajo habitual es asistentas domésticas, no pueden siquiera salir de la casa de su esclavitud sin la compañía de su amo. En esas condiciones las violaciones y otros abusos están a la orden del día.

Este 8 de Marzo, además de festejar la osadía revolucionaria de las mujeres rusas de hace un siglo, pongámonos como objetivo el fin del totalitarismo ultra-machista saudí. Es extremadamente urgente y necesario.