Uncategorized

Nueva formación revolucionaria vasca: Herritar Batasuna

ikurric3b1a-bikoitza[Actualizado 1 Feb]

Cómo traducir herritar al castellano? Herri es pueblo (en ambos sentidos, al igual que en castellano), nación y país, herritar es por lo tanto “[miembro o nativo/-a] del pueblo, de la nación, del país”, quizá “paisano/-a”? Se asimila también al concepto de “ciudadano/-a” pero esta acepción tiene otra forma más usual: hiritar (hiri = ciudad). Batasuna es por supuesto “unidad”, luego me quedo con Unidad Herritar porque herritar es intraducible sin que se pierdan matices importantes que no existen en ninguna palabra única del indoeuropeo.

[Actualización: su traducción es Unidad Popular].

En cualquier caso, esta nueva formación, producto de la fusión de Euskal Herriko Komunistak (Comunistas del Pueblo/Nación/País Vasco) y Eusko Ekintza (Acción Vasca), ambas formaciones descontentas con la política reformista y escasamente rebelde de Sortu y EH Bildu, así como de lo que se percibe como falta de participación, de excesivo verticalismo, se presentó en Iruñea (Pamplona) hace unos días.

[Actualización: hay más colectivos en Herritar Batasuna, entre ellos Askatasunaren Bidean (por la senda de la libertad)].

Vídeo de la rueda de prensa.

Manifiesto (eus/cas) [actualizado, el enlace que puse anteriormente era una propuesta tan solo].

No sé en que quedará o hasta dónde llegará pero, desde luego, desde mi postura crítica e insatisfecha con la tendencia “transversal” (centrista o derechista) de EH Bildu y su componente principal, Sortu, no puedo sino verlo con interés y cierta esperanza.

Antropología · estado español · Euskal Herria · Genética · Prehistoria

Génesis de los pueblos de Iberia

Sé que no he producido mucho en este blog sobre prehistoria; la inmediatez de lo político, social y económico me supera a menudo. Pero es un tema que no quiero dejar desatendido en mi blog en castellano, aunque priorizo siempre mi blog especializado en inglés, que tiene una audiencia global consolidada.

Y recientemente ha aparecido una tesis doctoral muy interesante (autora: Christina Roth, Universidad de Maguncia) que precisamente trata sobre la génesis de los pueblos o poblaciones de la Península Ibérica, entre el Epipaleolítico y la primera Edad de Bronce, tesis que de nuevo he comentado en For What They Were

La tesis de Roth analiza de forma estadística sobre todo, los patrones de ADN mitocondrial antiguo que se conocen en la Península y así mismo los compara con los patrones que vemos en otras partes de Europa, en particular la muy bien estudiada Europa Central.

Este es por ejemplo lo que se conoce del inicio del Neolítico o era agropecuaria en la península en términos de ADNmt:

map-eneo-hgs
Haplogrupos en gris: documentados en el Paleolítico, en colores: documentados sólo a partir del Neolítico.

Vemos para empezar que hay muchos huecos sin datos, muy en particular el sur y sudeste peninsulares, que son importantes en el Neolítico inicial (y también más adelante). Tampoco nos vendría mal tener datos de sus precursores inmediatos en Provenza, Liguria, etc. El problema de los “huecos” no es privativo de la Península: gran parte de Europa es casi desconocida en términos de ADN antiguo;  es necesaria mucha más investigación pero de momento es lo que hay.

También vemos que:

  1. La población del Nordeste (Catalunya y valles fronterizos de Aragón) tenía entonces un porcentaje muy alto de genética que podemos describir como específica o indudablemente “neolítica”, que correspondería a los colonos y colonas (no olvidemos que el ADNmt es de transmisión exclusivamente matrilineal) llegados del Este a lo largo de las costas del Mediterráneo Norte y correspondientes en este caso a la cultura de la Cerámica Cardial (o Impreso-Cardial), que en última instancia viene de la zona del Mar Egeo y que tiene otra ramificación continental que llega hasta Alemania y el Norte de Francia con una genética muy similar. Hoy día la población que mejor preserva esta herencia “neolítica” son los habitantes de Cerdeña, pero este legado es muy importante también en la Península Ibérica, vascos incluidos (aunque con matices).
  2. La población del Oeste (Portugal) era entonces aún muy parecida a los cazadores-recolectores del Epipaleolítico. Es posible que incorporaran muchos linajes venidos del Este, vía Andalucía y quizá incluso el Norte de Marruecos, pero en su gran mayoría no son los linajes específicos que vemos en los primeros agricultores de Catalunya, de Alemania o de Turquía Occidental, sino otros que parecen ser de origen cuando menos europeo, si no local.
  3. La población del Norte (Euskal Herria, Castilla la Vieja y Alto Ebro), con un porcentaje moderado de linajes obviamente “neolíticos”, es sorprendentemente “moderna”, no exactamente como es hoy día pero sin duda ese gráfico de tarta pasaría totalmente desapercibido (o casi) entre los de los europeos modernos, sobre todo los occidentales. El ojo experto quizá detecte que hay demasiado U pero por lo demás es sorprendentemente parecido. Además, hay un yacimiento concreto (Paternabidea, cerca de Pamplona) que ese sí que es uno de las rarísimas muestras del Neolítico Inicial que es totalmente “moderna” (la otra es Gurgy, en Borgoña, apuntad este nombre porque volverá a aparecer más abajo).

Es necesario mencionar que parece haber cierta contradicción entre lo que dicen los linajes uniparentales y el ADN nuclear autosómico (recombinable), ya que éste sugiere (con muestras limitadas) una mayor influencia de lo “neolítico”. Una posible explicación sería quizá que, a medida que avanzaban los primeros agricultores hacia el Oeste, iban incorporando linajes de las gentes aborígenes con quienes se mezclaban, pero no está claro por qué eso no parece afectar tanto al ADN autosómico. En este artículo me centro en el ADNmt, que ya es bastante complejo por sí solo y tiene la ventaja de basarse en muchas más muestras antiguas, sobre todo en el caso de Iberia.

En el artículo en inglés incluyo más gráficos (y por supuesto la tesis de Roth tiene aún más, leedla) pero aquí me voy a centrar en en los que considero más reveladores, por ejemplo:

clusters-fig17-annotated
Las anotaciones en cursiva son mías. Las “secuencias” de arriba son meros “conceptos” y no deben tomarse literalmente, sobre todo porque nos faltan muchos datos. Los colores que uso en las anotaciones son ayudas para entender la secuencia temporal.

Qué parece decir este análisis de “clusters” (literalmente: “racimos”)? Veamos:

  1. El “racimo” o “grupo” 2a incluye a los cazadores-recolectores ibéricos (HGW), a dos poblaciones del primer Neolítico (oeste o CPE y norte o NSE), así como a una población del neolítico tardío (Euskal Herria y Alto Ebro o EVN). Nótese que en esta última región (básicamente los precursores de la nación vasca) perdemos la pista en este momento, aunque yo la he considerado con más datos en un análisis propio que podéis leer en castellano en Ama Ata y en inglés en For What They Were (la conclusión es que parece haber mucha continuidad hasta el presente, algo que no ocurre ni en Alemania, ni en Portugal)
  2. El otro “racimo” que podemos observar tempranamente es el 1b, que corresponde a la población más extremadamente “colonial” o “neolítica” y que inicialmente vemos en Catalunya (NEE) y el caso extremo de Els Trocs, Aragón, con 100% de linajes “neolíticos” (TROCE). En el Neolítico tardío esta apariencia de población fuertemente “colonial” se aprecia sobre todo en Castilla la Vieja (NMN). También lo vemos en el Calcolítico (Edad del Cobre) de Catalunya (NEC), lo que sugiere que no hubo cambios importantes en esa zona NE en todo este período de varios milenios (una contemporánea del Languedoc es también similar).
  3. El “racimo” 1a es parecido al 1b (primariamente “colono”) pero con más mezcla de las poblaciones aborígenes. Se aprecia primero en el Neolítico tardío de Portugal (CPN), lo que, por contraste con el Neolítico inicial, indicaría la arribada de poblaciones desde el sur o el este peninsular en este período, continuando en el Calcolítico y quizá hasta la actualidad. También se incluye en este grupo el Bronce inicial de ambas mesetas, lo que sería el inicio de la cultura de Cogotas I.
  4. El “racimo” 2b es parecido a 2a pero más “neolitizado”. Incluye el neolítico tardío del Valle de Ambrona (zona de Calatayud), el Calcolítico de las regiones Sur y Sudeste (es decir: todo lo que hay entre Valencia y el Algarve), así como de la Meseta Sur (zona de Madrid-Aranjuez). En el Bronce sabemos que continúa en el Sudeste y se extiende al Nordeste, prefigurando probablemente ya las poblaciones modernas en gran medida.

Nota de periodización: el Neolítico inicial comienza en Iberia entre c. 5700 y 5000 AEC, según la región, el final probablemente se considere a partir de c. 4000 AEC, el Calcolítico comienza c. 3000 AEC y el Bronce c. 1900 AEC (c. 1500 comienza el Bronce medio, que no está cubierto en ninguna región por este estudio).

El patrón general es que inicialmente hay dos poblaciones: una más estrictamente colonial o “neolítica”, que primero vemos en Catalunya (aunque es probable que también existiera en la zona de Valencia-Alacant y Balears, pero nos falta el dato), y otra parecida (pero no idéntica) a los cazadores-recolectores del Epipaleolítico (en norte y oeste al menos). Más tarde la divisoria se diluye algo pero el patrón es irregular y algo contraintuitivo: por un lado el Oeste y la Meseta se “neolitizan” claramente, mientras que Catalunya (y quizá el Sudeste) se “desneolitizan” significativamente. Y aunque seguramente aún se producirán algunos cambios más adelante, este patrón consolidado al inicio de la Edad de los Metales podría en gran parte haberse preservado hasta la actualidad (hoy día el tercio oeste peninsular parece algo más “neolítico”, y norteafricano también, que los dos tercios orientales). Por supuesto que necesitamos más datos para estar seguros pero lo que sabemos hoy por hoy da esta impresión y lo que nos revela el análisis estadístico de esta tesis me parece muy interesante, porque hasta ahora no veía claro como se podría haber producido esta configuración genética moderna y ahora creo que empiezo a entenderlo gracias a la Doctora Roth (espero que le hayan dado el doctorado, se lo merece sin duda).

Y Europa?

Pues mire usted (sic), Sr. Rajoy…

Ah, no, perdón, no creo que el Presidente Terminal lea esto. A él lo que le va es el fúrbol y el grannemano ese, tengo entendido. En fin.

Para el resto, para el precariado más o menos educado que sí que tiene interés en las cosas importantes de la vida, tengo que decir que en Europa, o al menos en Alemania, es distinto.

Comienza igual: con la arribada de colonos y colonas agricultoras, con una genética casi idéntica a la que vemos en la Catalunya neolítica, que se rastrea perfectamente hasta el Neolítico de Turquía Occidental. Allí llevan otra cultura, léase: otro diseño cerámico (LBK por sus siglas alemanas), pero son básicamente la misma gente y seguramente hablaban un idioma muy parecido (lenguas vascónicas probablemente), ya que sólo habían pasado unos mil años desde que sus rutas se separaron en los Balcanes.

pca-europe-annotated
Fig. 23, anotada por mí.

El gráfico de arriba es un “análisis de componentes principales” (PCA) que nos viene muy bien para entender qué pasa en Europa Central y en Iberia, siempre desde la perspectiva del ADNmt, en este período formativo de las poblaciones europeas.

Se aprecia por un lado lo que sería la “polaridad neolítica” (Neolithic polarity) ubicada a la izquierda tirando algo para abajo, representada por Els Trocs (TROCE), el Neolítico inicial de Catalunya (NEC) y de Alemania (LBK), así como alguna otra población centroeuropea posterior. Vemos también dos polaridades “paleolíticas” o “aborígenes” bastante distintas: por un lado los cazadores-recolectores de Iberia (HGW), hacia arriba, y por otro los de Europa Central (HGC) y Oriental (HGE), a la derecha y más bien hacia arriba. De nuevo Roth usa el color gris para representar a las poblaciones pre-neolíticas. Finalmente, no anotada, vemos una cuarta polaridad hacia abajo, representada por la cultura de Unetice (Calcolítico final centroeuropeo, UC) que creo que debería asociarse a las invasiones indoeuropeas o tendencia equivalente hacia el neolítico de Europa Oriental (no representado aquí pero conocido por otros estudios).

Lo más importante es quizá que vemos dos diferentes zonas de mestizaje: una afectando sobre todo a Iberia y la otra diferente a casi toda Europa Central. Este proceso es algo que revela por vez primera esta tesis y que hasta ahora no se entendía nada bien, ya que no se ve distinción clara entre cazadores-recolectores de Iberia y Centroeuropa en los estudios de tipo autosómico, quizá por la escasez de muestras. Son las diferencias en el ADNmt entre estas dos poblaciones pre-neolíticas precisamente las que causan las diferencias en las “zonas de mezcla”, correspondiendo increíblemente bien a la geografía.

Es decir: los primeros agricultores europeos, venidos del Egeo, se mezclaron con poblaciones aborígenes algo diferentes en Iberia y Europa Central y este patrón es claro para prácticamente todos los casos. Ahora bien, hay una excepción muy notoria: Blätterhölle (BLA), un yacimiento de Westfalia en el que se documentó la convivencia de granjeros y cazadores-recolectores.

Por qué Blätterhölle es excepcional? Qué implicaciones tiene?

Aún no lo sé con certeza pero:

  1. BLA encaja con el conjunto de poblaciones tempranamente “modernas” (Paternabidea, Gurgy, etc.) o “hiper-mordernas” por exceso del haplogrupo H (Neolítico inicial de Portugal), de hecho se agrupa con ellas en el análisis de racimos, que no muestro aquí (fig. 24). Sobre todo se agrupa con HGW, es decir: los aborígenes pre-neolíticos de Iberia, pero sus siguientes “parientes” no son los cazadores-recolectores de Europa Central sino las poblaciones neolíticas de iberia que tienen primariamente linajes “aborígenes” (CPE, NSE y EVN, mencionadas antes). Es decir: tenemos una población en la Westfalia del Neolítico tardío que no se parece a los agricultores de allá ni tampoco demasiado a los cazadores-recolectores de esa región, sino a los cazadores-recolectores de Iberia y algunos de los primeros agricultores de estos lares. Sorprendente sin duda, pero es que de lo que hay entre medias, primariamente Francia, no sabemos casi nada, sólo tenemos un dato: Gurgy, que sin duda encaja demasiado bien.
  2. La sensación que da es que es esa gigantesca región casi inexplorada entre el Alto Ebro y el Bajo Rin (o Wesser o incluso Bajo Elba quizá) de donde podría emanar esa “modernidad genética” que sabemos con certeza que no se explica ni por los colonos neolíticos venidos del sudeste, ni por los invasores indoeuropeos venidos del nordeste. Otro punto de referencia a mencionar aquí, por su relevancia, es que los primeros agricultores de Suecia eran muy parecidos genéticamente a las poblaciones actuales de Iberia, particularmente los vascos.
  3. Westfalia es próxima a la zona de origen de la cultura de Michelsberg (Calcolítico temprano), que sabemos que desplazó a los primeros agricultores (LBK) de Alemania, el Norte de Francia, Países Bajos y Suiza. Y a pesar de ser una cultura clave y de estar centrada en Alemania (la región mejor estudiada de Europa sin duda), no tenemos muestras de ADN antiguo suyo. Se que no es cierto pero es que parece que lo hacen adrede porque es difícil fallar tanto. En el caso de Francia es una cuestión de pura hostilidad política, legal y burocrática hacia la genética de poblaciones, pero en el caso de Alemania tiene que ser mala suerte pura, porque es que prácticamente todas las demás culturas están secuenciadas pero Michelsberg no, aún no.

Y esto es todo. Espero que, a pesar del austericidio, pronto tengamos más información que nos permita precisar más aún ese “de dónde venimos” que tanto nos despierta la curiosidad. Pero de momento parece que, por un lado hubo poblaciones más “mediterráneas” (tipo sardo) avanzando por el sur (?) de Iberia hacia el oeste y el interior, y, por otro, poblaciones más atlánticas o “mestizas” (tipo vasco?) avanzando en el continente y reemplazando a esos primeros colonos del Neolítico inicial. Esa es la sensación que los datos disponibles me dan.