estado español·Europa·Euskal Herria·política

La naturaleza de la abstención contra Unidos Podemos

La coalición Unidos Podemos (UP) perdió más de un millón y medio de votantes sobre la base de Diciembre 2015. Prácticamente todos esos votantes fueron a la abstención, constituyendo el grueso de la mismo. Desde las elecciones de hace una semana los intentos de análisis se suceden: aunque la opinión oficial de UP (Echenique) es que no lo saben y que van a hacer un estudio sociológico para intentar averiguarlo.

Una de las hipótesis más extendidas es que se trataría sobre todo de votantes de Izquierda Unida resentidos por la formación de una coalición en la que son actores secundarios (pero que obtuvo apoyo masivo entre las bases y les ha permitido aumentar su presencia de 2 a 5 diputados).

Uno de los alegatos más elaborados a favor de esta hipótesis lo ofrecía V. García (alias Relojero78) en Electomanía. La conclusión no se sostiene para la inmensa mayoría de las provincias analizadas, siendo casi todas las provincias que siguen el supuesto patrón muy excepcionales por su pertenencia a naciones sin estado.

Para mejor exponer el tema, usaré el mismo gráfico de Relojero limitándome a anotar los grupos de provincias anómalas que crean esa ilusión de tendencia y cómo, una vez excluidos la tendencia desaparece totalmente:

26J-analisis-UP

Con las anotaciones, la falsa tesis queda expuesta: exceptuando las minúsculas provincias de Zamora y Cuenca, toda la falsa tendencia está causada por el voto vasco, valenciano y balear, que funciona por parámetros diferentes al de los españoles propiamente dichos.

Por lo tanto (exceptuando Cuenca y Zamora al parecer) la pérdida de voto en la España nuclear es achacable por igual al votante de ambas formaciones, la tendencia depurada tiene una pendiente efectivamente nula. En todo ese territorio Unidos Podemos ha perdido alrededor de un 20% (15-25%) de sus votantes de Diciembre, voto que eligió entonces casi indistintamente a Podemos o a Izquierda Unida, y que ha ido casi exclusivamente a la abstención.

Por qué?

Al analizar este gráfico se me ocurrieron dos hipótesis:

(1) Se trata de votantes de izquierda radical que se han sentido defraudados por una pérdida de radicalidad del discurso de la coalición, muy aparente en la campaña. Sería un fenómeno que también ha afectado en los últimos años a EH Bildu y que se puede sintetizar con el refrán de “quien mucho abarca poco aprieta”, que la teoría de que hay que ocupar el centro ideológico para ganar las elecciones no considera la sangría de votos por la izquierda por parte de quienes encuentran ese centro demasiado a la derecha y demasiado poco interesante para concederles el voto. Nos encontraríamos entonces en una situación de tensión difícilmente resoluble entre transversalidad y radicalidad, entre reformismo y revolución.

(2) Se trataría quizá de votantes con un fuerte sentimiento nacionalista español que rechazaría el “plurinacionalismo” del que ha hecho gala la coalición. Esta posibilidad surge del hecho de que el voto se mantiene mejor en las naciones sin estado vasca y gran-catalana. Aunque no analizadas por Relojero la tendencia en Catalunya es coincidente y la de Galicia, aunque más ambigua, tiende también a mantenerse algo mejor que la media de la España nuclear.

Sin embargo si la principal motivación de los y las votantes para desertar a Unidos Podemos fuera la segunda, entonces cabría esperar que al menos una parte de esos votantes nacionalistas españoles se habrían ido al PSOE, quizá incluso a Ciudadanos. No es el caso en absoluto: se fueron en masa a la abstención.

En consecuencia se trata casi sin lugar a dudas de un voto de castigo por la izquierda, una “extrema izquierda” desencantada con el discurso “Ikea”, “socialdemócrata”, de “paz, amor y corazones de gominola”, dirigido sobre todo al votante del PSOE y no a ellos.

No olvidemos que, según los datos del CIS de Enero, la “extrema izquierda” (1-2) es casi tan numerosa (11%) como la “derecha moderada” (7-8: 12%) o incluso que la “derecha” (7-10) en su totalidad (15%) y que tanto ésta como la “izquierda moderada” (3-4) han crecido significativamente en los últimos años de crisis profunda y creciente. En consecuencia el voto de “extrema izquierda” no es baladí y parece ser que exige un discurso y una praxis más radical y coherente que la “socialdemocracia” reformista que plantea Unidos Podemos.

En positivo

Esto supone que no hay una única fuerza electoral, a no ser que Unidos Podemos sepa reposicionarse mucho más claramente a la izquierda de lo que ha intentado últimamente, que pueda ocupar todo el espectro de la izquierda. Esta posición no estaba tampoco claramente ocupada por Izquierda Unida, que en realidad, etiqueta arriba o abajo, es muy similar a Podemos, sólo que más esclerotizada por el peso de las tradiciones y el aparato semi-putrefacto.

La diferencia seguramente se encuentra más entre el Podemos más oficial (Iglesias, Errejón, Echenique, etc.) y el Podemos más radical que tiene quizá más fuerza en Andalucía (Rodríguez, Cañamero) y también a elementos extra-podemitas que han sido vetado en otros lugares (Doris Benegas y la Izquierda Castellana en Castilla-León). En definitiva entre una “izquierda” light, reformista, socialdemócrata o eurocomunista (tanto monta) y una izquierda radical, de proyecto revolucionario, muy maltratada por la historia pero en clara tendencia ascendente.

Para Unidos Podemos esto exige elegir entre reforzar la radicalidad del 15-M, dejándose de manos tendidas al PSOE o de intentar captar el voto viejuno, o bien resignarse a ser una fuerza reducida, condenada a vagar en el limbo laclauiano de la transversalidad entre opuestos irreconciliables: la radicalidad irreductible de la izquierda más genuina y el conformismo decadente del extremo centro.

Como no creo que Unidos Podemos (o Podemos a secas, no veo mucha esperanza en IU, la verdad) sea capaz de reposicionarse más claramente a la izquierda, levantando banderas de radicalidad de las que sus líderes no quieren ni oír hablar, atrapados en el pseudo-pragmatismo reformista, lo natural sería que surgiera una fuerza a su izquierda, que capte ese millón o varios millones quizá de potenciales votantes para los que UP es una mera gominola empalagosa e insustancial.

Sin embargo hay que tener en cuenta que eso mismo sucede en Euskal Herria desde hace ya algún tiempo, evidenciado en la debacle de EH Bildu, que evidentemente sangra a borbotones por su izquierda al intentar asaltar el elusivo “centro”. Y el partido alternativo aún no se ha conformado, mientras que la dirección de la coalición aplica vendajes de emergencia claramente insuficientes.

El único lugar donde existe algo de esas características hoy por hoy es Catalunya, donde la izquierda radical independentista tiene su espacio propio claramente definido en la CUP, un partido que considero modélico.

Anuncios

2 comentarios sobre “La naturaleza de la abstención contra Unidos Podemos

  1. Gracias por el análisis, Maju.

    Antes de continuar, mencionar la hipótesis del propio Pablo Iglesias: muchos votantes del 20D se echaron atrás el 26J. Se sobreentiede, porque en las últimas elecciones Podemos pretendía razonablemente asaltar el poder. Y probablemente era una línea roja que esos votantes (¿desencantados, enfadados?) jamás pretendieron cruzar. Vamos, un puntual voto de protesta pero nada más. Podría ser.

    Y ahora, hay que mencionar sí o sí una regla de oro universal en TODAS las eleciones en una democracia burguesa. La gente de derechas se moviliza en masa y va a votar (= mayor conciencia de clase), la abstención la nutre gente de izquierdas: menor conciencia de clase, desmoralización, lavado de cerebro (televisiones, periódicos en manos de las élites). Este es un dato objetivo, con el que cuentan las élites. Y hacen bien, por supuesto: la abstención es su seguro de vida.

    Pero yo voy a seguir erre que erre. Me da igual dónde han ido x votos. El heccho trascendental es que millones de subnormales (y lo siento por los subnormales) han votado en masa a chorizos: PPSOE. No soporto a la criatura del IBEX-35 (Rivera), pero una sociedad sana tenía que haber enviado a tomar por saco al binomio del averno PPSOE y votar a sus equivalentes en la derecha C’s (no podemos pretender que alguien de derechas elija una opción que va en contra de sus intereses económicos, es de cajón) e izquierda (Podemos + IU). El que la hace, que pague unos años en la sombra.

    Yo voté a Podemos en diciembre y junio, pero sigo sin oír un discurso genuinamente rompedor. Es un poco como lo de Zapatitos: el matrimonio homosexual estuvo muy bien, nos convierte en una sociedad más civilizada, pero ¿a quién afecta? ¿A unas pocas decenas de miles de personas?

    Este estado debe poner las cartas sobre la mesa: la cuestión nacional estuvo representada por Podemos, sí, ¿pero el otro problema de fondo, estructural de esta sociedad? ¿Qué modelo productivo proponen? ¿Piensan decir de una santa vez que una sociedad seria debería tener un 3% o 4% de paro (ejército industrial de reserva, com diría Marx) cuando las cosas van bien, y quizás un 8%, 9% o 10% cuando van mal? Recordar que cuando las cosas van “bien” en España la tasa de paro es una tasa de paro de un país serio en crisis. No he oído a ABSOLUTAMENTE ningún partido hablar de esto. ¡NINGUNO! Deduzco que van a dejar las cosas como están, es decir conformarse con un 11% o 12% de paro cuando las cosas vuelvan a ir bien (si es que esto siquiera es posible en el futuro que nos espera).

    Yo no soy optimista: como bien dijiste esta sociedad se reboza en el barro (en realidad en la mieda) porque no da para más. Como dijo un hispanista británico: “en España se pasó del analfabetismo (es decir, no libros, prensa) a la televisión”. Y esto lo estamos pagando. Los libros, la prensa (plural) forman ciudadanos (mira los franceses); la televisión, borregos embrutecidos.

    Por eso estoy convencido de que tanto vascos como catalanes deben irse si lo desean y pueden (además porque siempre he defendido que el derecho a la autodeterminación es un derecho irrenunciable).

    ¿Próximos cuatro años? ¿Podemos asalta el poder? Estoy con Einstein: la estupidez humana (PPSOE) es infinita. Siento el pesimismo pero así es como lo veo.

    Un saludo

    Me gusta

    1. “La gente de derechas se moviliza en masa y va a votar (= mayor conciencia de clase)”…

      No se puede atribuir eso a la conciencia de clase, ya que la burguesía no es más que un 10% de la población (y no todos son de derechas, lo creas o no: hay pequeño-burgueses de izquierda, empezando por Engels mismo). Se debe atribuir a otro tipo de fuerza movilizadora como es el lavado de cerebro por parte de los medios y la iglesia. El 90% de los votantes somos de clase trabajadora, aquí y en Timbuctú. El control o liberación de las mentes proletarias es el principal terreno de batalla de la lucha de clases.

      “la hipótesis del propio Pablo Iglesias: muchos votantes del 20D se echaron atrás el 26J.”

      Eso es lo obvio. Pero el tema es por qué se echaron para atrás: Bescansa dice que es por la campaña del miedo, yo no lo tengo tan claro, al contrario: pienso que al menos en parte es por la derechización del dicurso y praxis que hacen de Podemos (y por extensión UP) una opción mucho menos atractiva para ese 11% de electores con ideología de izquierda radical (1-2) o incluso para algunos con ideología de izquierda sin adjetivos (3), que son el casi el 15% del electorado. Un partido que movilice a toda la izquierda no “moderada” 1-3 tendría una base del 25% del voto pero un partido que desmovilice a esa base y compita con el PSOE, no sólo por el segmento 3 sino por el 4, 5 y hasta 6 y 7 (terreno de C’s y PP sobre todo) tiene que tener algún tipo de varita mágica para poder agrupar a tanta gente de tan distintas ideologías. Y Podemos/UP no la tiene, en realidad nadie la tiene. Y sin embargo están jugando a eso porque se lo dicta el guión de la “transversalidad”.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s