Uncategorized

El fascismo se consolida en Europa

La masiva victoria electoral del partido neonazi FPÖ en Austria define muy claramente un punto de inflexión en la historia de Europa. Si hace 16 años un resultado comparable casi llevó a la suspensión de de Austria como miembro de la UE (el máximo castigo que la UE puede imponer a sus miembros), causando pronto la caída del gobierno de coalición que lideraban, en este momento es perfectamente posible que el partido neonazi se pueda salir con la suya, ya que no es probable que la extrema derecha de Europa Centro-Oriental (Hungría, Polonia, etc.) les ponga pega alguna y cualquier decisión de suspensión requiere unanimidad.

Además si entonces tenían el 20% de votos, ahora alcanza el 35%, 14 puntos por encima de su inmediato seguidor, el Partido Verde. Se trata de elecciones presidenciales, primera vuelta, y en teoría Alexander Van der Bellen (26%) aún podría aglutinar suficientes votos prestados para detener al líder nazi Norber Hofer. Espero que así sea, aunque lo veo difícil, porque es bien sabido que la derecha “moderada” fácilmente se transforma en extrema derecha en momentos como este, y la tercera candidata, la “independiente” Irmgard Griss (19%), así como el cuarto, A. Kohl (11%), son también de derechas. De hecho Griss intentó conseguir el apoyo del FPÖ, así que la cosa parece cantada y Austria tendrá el primer presidente nazi desde 1945 y el pronóstico para las futuras elecciones parlamentarias, previstas para 2018, es muy oscuro.

Peor aún: Austria es el síntoma claro de lo que es una tendencia brutal y muy preocupante en gran parte de Europa, incluyendo grandes potencias como Francia (FN en torno al 28% de la intención de voto, consolidado) y Alemania (AfD disparado al 14% en pocos meses y con el potencial de crecer aún más) pero sobre todo muchos estados más pequeños: Hungría, Polonia (ambos con gobiernos muy extremistas), Holanda, Dinamarca, Suecia.

En contraste, la tendencia de ascenso de fuerzas progresistas se limita en esencia al Mediterráneo y las Islas Atlánticas, en lo que parece un choque de trenes ideológico, que sin duda destruirá a la Unión Europea en pocos años.

El proceso es muy comparable a lo que Europa vivió en los años 30 (1933: ascenso de Hitler, 1936: victoria del Frente Popular en España, seguido de golpe de estado fascista, 1939: guerra mundial). Como entonces, se vive una gran crisis económica y social, se buscan chivos expiatorios en las minorías étnicas, los partidos “moderados” (entonces “coalición de Weimar”, ahora “bloque de Bruselas”) sufren una erosión muy importante (brutal en el caso austriaco) y el Gran Capital no duda en apoyar a la extrema derecha (Ucrania, Siria, Turquía, Polonia, fenómeno islamófobo) para intentar imponer su voluntad en una situación caótica que definitivamente no tiene bajo control en absoluto. Cabe esperar, que, como entonces, en el momento decisivo la derecha “moderada” se pase en masa a la extrema derecha, mientras que la actitud bipolar de la izquierda “moderada” juegue también a favor de los fascistas.

Hay diferencias también: no existe ya ni la Unión Soviética ni nada que se le parezca, tampoco gobierna la izquierda en Francia (ni parece que vaya a ser así). En consecuencia en aquellos territorios donde la izquierda más seria consolida posiciones, se ve aislada e impotente. Tanto Rusia con Putin como EE.UU. (lo mismo da con Trump que con Clinton) simpatizan con la extrema derecha y detestan a la izquierda real.

Otra cosa es que a medio plazo la ultraderecha pueda lograr nada en absoluto: no tienen capacidad puesto que se deben a los beneficios del Gran Capital, lo que impide que puedan promover las reformas urgentes, tanto sociales como ecológicas, que podrían poner fin a la crisis, pero también al capitalismo. Son sin duda impotentes en última instancia pero el daño que pueden causar, que casi sin duda causarán a Europa es previsiblemente devastador. De hecho ya lo están causando, retrasando por tiempo indefinido la necesaria reforma del sistema.

Anuncios

2 comentarios sobre “El fascismo se consolida en Europa

    1. Sí neonazi! Y por favor, no me trolees el blog con basurilla de esa porque, si no te llego a conocer, no apruebo el comentario. Estoy muy harto de tener que aguantar a los “cuñados” de derechas y sus desbarres. Soy un radical, mis blogs son radicales y la derecha a debatir al ABC!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s