Uncategorized

Gora Herria (pueblo y nación)

A causa del nacionalismo de estado impulsado por la precaria ideología burguesa, mucha gente tiende a confundir “nación” con estado. También hay mucha gente que imagina, atrapados en esta ideología jacobina, que la misma idea de “nación” es una creación burguesa.

Podría argumentar, siguiendo mi lectura de Deleuze y Guattari, que la burguesía no inventa nada en el campo de las ideas, sino que tan solo se apropia de las ideas de otros, sea las del antiguo régimen (con preferencia pero también con fecha de caducidad) o las creaciones de la clase trabajadora (que en forma imperfecta y constreñida prefiguran la sociedad comunista por construir), creaciones que la burguesía sólo adopta porque no le queda más remedio, es decir: son conquistas parciales de la lucha de la clase obrera.

Pero no quiero extenderme en eso hoy. Lo que quiero enfatizar es que la idea de nación corresponde a la de etnia desde la misma Antigüedad clásica y seguramente mucho antes. Parémonos por ejemplo en la Grecia clásica: estados griegos había muchos, nación griega sólo una.

Por supuesto que la etnogénesis es algo complejo y siempre puede haber zonas grises pero en términos generales la identidad nacional y étnica siempre han sido lo mismo, al margen de la coyuntura política. Lo más normal es que la nación venga determinada por la lengua, a lo que pueden superponerse otros elementos culturales, p.e. en la antigüedad una religión común, que eran religiones étnicas (de hecho más tarde e incluso hoy día “etnikoi” vino a significar aquellos que veneraban al panteón olímpico, por contraposición a los cristianos y otros conversos a religiones bárbaras, es decir: extranjeras).

Trayendo el tema a Occidente, quizá el ejemplo más claro sea el de la nación vasca. Es difícil sin embargo entenderlo usando únicamente la lengua romance, ya que los exónimos han variado mucho. A los geógrafos greco-romanos les encantaba reducir a los pueblos conquistados a su mínima expresión “tribal” (o más bien quizá de ciudad-estado, ya que muchas “tribus” antiguas son en realidad ésto) pero la realidad de la conquista colonial romana evidencia alianzas de parentesco (es decir: étnicas o nacionales) que claramente se superponen a las micro-identidades tribales. Así por ejemplo vemos que cántabros y aquitanos lucharon todo el tiempo codo con codo, que cuando Julio César conquistó Aquitania, sus “parientes” cántabros acudieron en su ayuda. También vemos más tarde cómo la conquista de Cantabria por Octaviano (Augusto) se correspondió exactamente en el tiempo con una rebelión de los aquitanos. Los romanos no tenían un nombre para el conjunto de pueblos de habla vasca y lo más que llegan a anotar, como hace César, es que no son galos (celtas) sino “íberos” (es decir: pre-indoeuropeos).

Cómo llegó a imponerse el término “vasco” (plural latino “vascones”) al conjunto de los pueblos euskaldunes? Pues por mero accidente histórico medieval. El término “aquitano”, que quizás sea el más próximo al endónimo “euskaldun” o “eskualdun”¹, se diluyó en época romana, al extenderse la provincia homónima al norte del Garona y, ya en época medieval, al aplicarse el término exclusivamente a las zonas de dominio visigodo con capital en Tolosa (Toulouse). Es en esta alta Edad Media o edad oscura, cuando los visigodos establecieron en el Ebro una marca fronteriza llamada Ducado de Cantabria, mientras que los francos merovingios crearon otra en el Garona llamada Ducado de Vasconia. Fueron éstos los que consiguieron brevemente conquistar la totalidad del territorio euskaldun, aunque en pocas décadas este ducado merovingio se independizó, constituyéndose en el primer estado histórico del Pueblo Vasco. De ahí viene el nombre: es un exónimo impuesto por los francos.

Gora Herria!

Centrándome de nuevo en el tema principal, encuentro necesario comprender cómo se dice “nación” en euskera. Y la respuesta es que se dice “herri”. Herri (nom. intr. herria) corresponde primariamente con el castellano “pueblo” en sus dos acepciones: localidad y conjunto homogéneo de gente, pero se extiende también a los significados de “nación” y “país”, aunque no tanto en el sentido geográfico (eso sería más bien “herrialde” = territorio, región) sino en el humano.

Cuando saltamos al romance tenemos que matizar y un término que yo suelo usar para ello es “pueblo-nación”, por contraposición a la noción burguesa de “estado-nación”, donde el pueblo sólo es decorado y el sujeto es el estado, bajo control normalmente oligárquico.

Por eso me parece importante subrayar que, en última instancia, la noción burguesa y neo-romana de “nación” como estado-nación es tramposa y no sirve de mucho a la hora de afrontar el problema nacional, que siempre existe en la medida en que tratamos de confrontarlo en términos de estado, en vez de hacerlo en términos de pueblo. Por supuesto que, dentro de un marco westfaliano², en el que todas las relaciones internacionales se conciben, incluso de forma forzada³, de estado a estado, la solución a través de la creación de nuevos estados, más próximos a la realidad nacional, es una opción tentadora e incluso deseable, al menos como mal menor, pero creo que ha llegado el momento de pensar más allá de estos esquemas.

Confederalismo Democrático

En este sentido me parece que la propuesta teórica de superación del mismísimo marco conceptual del estado, propuesta por el movimiento nacional kurdo bajo la etiqueta Confederalismo Democrático, es una referencia ineludible para la resolución del problema nacional en un marco socialista revolucionario. Basta ya de pensar en clave burguesa! Basta ya de pensar sólo en los términos que la historia escrita por el enemigo de clase nos ha impuesto! Hay que romper los esquemas y pensar como Pueblo y Pueblos vivos, reales y libres.

Esto supone que nadie tiene que renunciar a sus raíces o lengua en favor de la de otros, ni siquiera a su autogobierno. Al contrario: el sistema propuesto, que por simplificar podríamos describir como una especie de “super-Suiza”, garantiza que todo el mundo, perteneciente a una etnia grande o pequeña, o a una sub-etnia, tenga capacidad de autogobierno, mientras que la coordinación, la confederación de las varias entidades en una estructura internacionalista real, debiera servir para superar o diluir la noción de fronteras, divisiones innecesarias que nadie desea, al menos nadie que sea comunista.

___________________________________________________
¹ La lingüista Roslyn Frank propone que la forma septentrional “eskualdun” quizá sea más genuino que “euskaldun”, ya que enlazaría etimológicamente con otros términos derivados de “esku” (“mano” pero por extensión algo así como “poder”) como eskubide (derecho), eskudun (competente), eskuera (jurisdicción), eskujabe (libre), eskuko (dominio), eskupe (dependencia), eskura (logro, disponibilidad), eskugarri (disponible). En este sentido, “esku-ahal-dun” se traduciría como “quien tiene el poder de la mano”, “quien está (plenamente) capacitado”, “quien es libre”. Aequitani por su parte parece derivar del latín “aequitas” (equidad, igualdad, justicia), por lo tanto sería una traducción libre de “eskualdun” que significaría “los igualitarios”, “los justos”, “los equitativos”.

² La Paz de Westfalia redefine la política internacional en términos de estados soberanos, lo que sólo en casos excepcionales (Suiza) se corresponde con pueblos soberanos.

³ Cada vez existen más estados reales con poco o nulo reconocimiento internacional: Kosovo, Abjazia o Somalilandia son ejemplos claros que subrayan el problema de este sistema, donde la voluntad popular se supedita al consenso de los estados ya constituidos, orquestado por las grandes potencias, que no tienen problemas en reconocer a estados fundamentalmente anti-democráticos como Israel o Arabia Saudita pero ponen todo tipo de obstáculos al reconocimiento de estados con gran apoyo popular interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s