Uncategorized

Gora Herria (pueblo y nación)

A causa del nacionalismo de estado impulsado por la precaria ideología burguesa, mucha gente tiende a confundir “nación” con estado. También hay mucha gente que imagina, atrapados en esta ideología jacobina, que la misma idea de “nación” es una creación burguesa.

Podría argumentar, siguiendo mi lectura de Deleuze y Guattari, que la burguesía no inventa nada en el campo de las ideas, sino que tan solo se apropia de las ideas de otros, sea las del antiguo régimen (con preferencia pero también con fecha de caducidad) o las creaciones de la clase trabajadora (que en forma imperfecta y constreñida prefiguran la sociedad comunista por construir), creaciones que la burguesía sólo adopta porque no le queda más remedio, es decir: son conquistas parciales de la lucha de la clase obrera.

Pero no quiero extenderme en eso hoy. Lo que quiero enfatizar es que la idea de nación corresponde a la de etnia desde la misma Antigüedad clásica y seguramente mucho antes. Parémonos por ejemplo en la Grecia clásica: estados griegos había muchos, nación griega sólo una.

Por supuesto que la etnogénesis es algo complejo y siempre puede haber zonas grises pero en términos generales la identidad nacional y étnica siempre han sido lo mismo, al margen de la coyuntura política. Lo más normal es que la nación venga determinada por la lengua, a lo que pueden superponerse otros elementos culturales, p.e. en la antigüedad una religión común, que eran religiones étnicas (de hecho más tarde e incluso hoy día “etnikoi” vino a significar aquellos que veneraban al panteón olímpico, por contraposición a los cristianos y otros conversos a religiones bárbaras, es decir: extranjeras).

Trayendo el tema a Occidente, quizá el ejemplo más claro sea el de la nación vasca. Es difícil sin embargo entenderlo usando únicamente la lengua romance, ya que los exónimos han variado mucho. A los geógrafos greco-romanos les encantaba reducir a los pueblos conquistados a su mínima expresión “tribal” (o más bien quizá de ciudad-estado, ya que muchas “tribus” antiguas son en realidad ésto) pero la realidad de la conquista colonial romana evidencia alianzas de parentesco (es decir: étnicas o nacionales) que claramente se superponen a las micro-identidades tribales. Así por ejemplo vemos que cántabros y aquitanos lucharon todo el tiempo codo con codo, que cuando Julio César conquistó Aquitania, sus “parientes” cántabros acudieron en su ayuda. También vemos más tarde cómo la conquista de Cantabria por Octaviano (Augusto) se correspondió exactamente en el tiempo con una rebelión de los aquitanos. Los romanos no tenían un nombre para el conjunto de pueblos de habla vasca y lo más que llegan a anotar, como hace César, es que no son galos (celtas) sino “íberos” (es decir: pre-indoeuropeos).

Cómo llegó a imponerse el término “vasco” (plural latino “vascones”) al conjunto de los pueblos euskaldunes? Pues por mero accidente histórico medieval. El término “aquitano”, que quizás sea el más próximo al endónimo “euskaldun” o “eskualdun”¹, se diluyó en época romana, al extenderse la provincia homónima al norte del Garona y, ya en época medieval, al aplicarse el término exclusivamente a las zonas de dominio visigodo con capital en Tolosa (Toulouse). Es en esta alta Edad Media o edad oscura, cuando los visigodos establecieron en el Ebro una marca fronteriza llamada Ducado de Cantabria, mientras que los francos merovingios crearon otra en el Garona llamada Ducado de Vasconia. Fueron éstos los que consiguieron brevemente conquistar la totalidad del territorio euskaldun, aunque en pocas décadas este ducado merovingio se independizó, constituyéndose en el primer estado histórico del Pueblo Vasco. De ahí viene el nombre: es un exónimo impuesto por los francos.

Gora Herria!

Centrándome de nuevo en el tema principal, encuentro necesario comprender cómo se dice “nación” en euskera. Y la respuesta es que se dice “herri”. Herri (nom. intr. herria) corresponde primariamente con el castellano “pueblo” en sus dos acepciones: localidad y conjunto homogéneo de gente, pero se extiende también a los significados de “nación” y “país”, aunque no tanto en el sentido geográfico (eso sería más bien “herrialde” = territorio, región) sino en el humano.

Cuando saltamos al romance tenemos que matizar y un término que yo suelo usar para ello es “pueblo-nación”, por contraposición a la noción burguesa de “estado-nación”, donde el pueblo sólo es decorado y el sujeto es el estado, bajo control normalmente oligárquico.

Por eso me parece importante subrayar que, en última instancia, la noción burguesa y neo-romana de “nación” como estado-nación es tramposa y no sirve de mucho a la hora de afrontar el problema nacional, que siempre existe en la medida en que tratamos de confrontarlo en términos de estado, en vez de hacerlo en términos de pueblo. Por supuesto que, dentro de un marco westfaliano², en el que todas las relaciones internacionales se conciben, incluso de forma forzada³, de estado a estado, la solución a través de la creación de nuevos estados, más próximos a la realidad nacional, es una opción tentadora e incluso deseable, al menos como mal menor, pero creo que ha llegado el momento de pensar más allá de estos esquemas.

Confederalismo Democrático

En este sentido me parece que la propuesta teórica de superación del mismísimo marco conceptual del estado, propuesta por el movimiento nacional kurdo bajo la etiqueta Confederalismo Democrático, es una referencia ineludible para la resolución del problema nacional en un marco socialista revolucionario. Basta ya de pensar en clave burguesa! Basta ya de pensar sólo en los términos que la historia escrita por el enemigo de clase nos ha impuesto! Hay que romper los esquemas y pensar como Pueblo y Pueblos vivos, reales y libres.

Esto supone que nadie tiene que renunciar a sus raíces o lengua en favor de la de otros, ni siquiera a su autogobierno. Al contrario: el sistema propuesto, que por simplificar podríamos describir como una especie de “super-Suiza”, garantiza que todo el mundo, perteneciente a una etnia grande o pequeña, o a una sub-etnia, tenga capacidad de autogobierno, mientras que la coordinación, la confederación de las varias entidades en una estructura internacionalista real, debiera servir para superar o diluir la noción de fronteras, divisiones innecesarias que nadie desea, al menos nadie que sea comunista.

___________________________________________________
¹ La lingüista Roslyn Frank propone que la forma septentrional “eskualdun” quizá sea más genuino que “euskaldun”, ya que enlazaría etimológicamente con otros términos derivados de “esku” (“mano” pero por extensión algo así como “poder”) como eskubide (derecho), eskudun (competente), eskuera (jurisdicción), eskujabe (libre), eskuko (dominio), eskupe (dependencia), eskura (logro, disponibilidad), eskugarri (disponible). En este sentido, “esku-ahal-dun” se traduciría como “quien tiene el poder de la mano”, “quien está (plenamente) capacitado”, “quien es libre”. Aequitani por su parte parece derivar del latín “aequitas” (equidad, igualdad, justicia), por lo tanto sería una traducción libre de “eskualdun” que significaría “los igualitarios”, “los justos”, “los equitativos”.

² La Paz de Westfalia redefine la política internacional en términos de estados soberanos, lo que sólo en casos excepcionales (Suiza) se corresponde con pueblos soberanos.

³ Cada vez existen más estados reales con poco o nulo reconocimiento internacional: Kosovo, Abjazia o Somalilandia son ejemplos claros que subrayan el problema de este sistema, donde la voluntad popular se supedita al consenso de los estados ya constituidos, orquestado por las grandes potencias, que no tienen problemas en reconocer a estados fundamentalmente anti-democráticos como Israel o Arabia Saudita pero ponen todo tipo de obstáculos al reconocimiento de estados con gran apoyo popular interior.

estado español · Euskal Herria · política

Estado de Excepción: programa de debate de las izquierdas

Ayer regresó a la red, tras parada técnica de mes y medio, el programa (made in de Basque Country) de debate de las izquierdas Estado de Excepción, con una mesa redonda sobre “cómo vencer al Partido de Iberdrola”.

edee_banner_2016-02-10-1024x623

Este debate en concreto no lo he visto aún pero los que sí que vi en su fase previa de 2015, coincidente con las elecciones generales, eran bastante interesantes.

capitalismo · estado español · política

El Día de la Bestia o por qué el PP blinda a Rita

320px-torreskioOs suenan estas torres? Se solían llamar Torres KIO (Kuwait Investments Office, otro fiasco) luego las rebautizaron como Puerta de Europa y se convirtieron en las oficinas de ese agujero negro para la economía del estado español que es Bankia. La Puerta a Europa de nuestros euros, bajo la presidencia de nada menos que un ex-presidente del Fondo Monetario Internacional.

En días raros como hoy pienso que alguna fuerza sobrenatural fue lo que inspiró a Alex de la Iglesia para que las entonces inacabadas torres fueran el escenario de su ficticia venida del anticristo, porque Satán o no, es como el epicentro de una película de terror muy real que aún estamos viviendo.

Es como si el famosillo este de mi pueblo, a la hora de imaginar su guión, lo hubiese visto venir en versión codificada. De qué hablo? De la masiva corrupción generalizada cuyo epicentro es el llamado Partido Popular, que de popular tiene poco estos días, a no ser que abucheos e insultos, más que justificados, cuenten.

Incluso el ritual, frustrado gracias al personaje de Alex Angulo (otro famosillo de mi pueblo, recientemente fallecido), era casi profético, ya que consistía en el sacrificio humano de un recién nacido en la más extrema pobreza, que en cierta manera codifica el presente y futuro de los llamados españoles.

Y por supuesto los miembros de la secta satánica eran de extrema derecha, gentuza que, como todos sabemos, vota sistemáticamente al PP, llueva o granice. Es una obra de ficción pero su simbología es extrañamente profética.

Sí, hoy tengo un día raro: creo casi sin querer en cosas en las que no suelo creer.

La acalorada Rita

Leo hoy que el PP ha decidido blindar en todo lo posible al ojo del huracán de las tramas de corrupción en el País Valenciano, la sempiterna alcaldesa de la ciudad homónima Rita Barberá, alias “la jefa”.

Y uno no puede sino preguntarse por qué? Si ya han caído tantos, qué más dará una más? No es que lo hagan por cariño, debe de haber otras razones.

Y, claro, a más de uno se nos ha ocurrido que la mafia tiene que hacer todo lo posible por proteger a uno de los nuestros, sobre todo si ese uno es una que probablemente tiene mucho que declarar, ya que sabemos que lo pasaría fatal sin sus bolsos ni sus perlas en algún triste penal.

Parece evidente, con el PP tan nervioso como para intentar la maniobra desesperada de intentar gobernar ad infinitum en funciones, incluso reprochándole al mismísimo Rey que haya propuesto a otro candidato que no sea Mariano Rajoy, a pesar de que éste declinó explícitamente presentarse, que tienen mucho aún que ocultar, que lo de Valencia no es más que la punta del iceberg (aunque cueste creerlo) y que tiene que haber mucho más aún por aflorar.

Y Rita es probablemente el eslabón débil que puede tirar de la manta y revelar las conexiones y ramificaciones más allá de la tierra de las naranjas y el arroz, del urbanismo playero más atroz y de la infame ruta del bacalao.

Y qué conexión hay más evidente puede haber que Bankia, fusión de las cajas de ahorros de Madrid y Valencia, así como de otras menores¹. Bankia ese monstruo bancario surgido de la inversión pública y los dépositos de pequeños ahorradores para ser inmisericordemente privatizado bajo la égida de un ex-vicepresidente económico del PP y ex-presidente del FMI, entrar en quiebra tras muchas malas prácticas, ser rescatado mediante el endeudamiento masivo de todos los ciudadanos del estado, y privatizado de nuevo para gozo de los llamados inversores y mercados, léase ricachos u oligarcas.

Naturalmente, si aún queda mierda por desenterrar en Bankia, que es mi sospecha doblemente escatológica, eso va a salpicar a muchos que de momento están al pairo. Claramente alguien como Esperanza Aguirre, totalmente implicada en este engendro bancario, no puede irse de rositas, pero seguro que hay mucho mucho más.

Al tiempo…

_____________________________________

¹ Caja Madrid, Bancaixa (Valencia), Caja de Canarias, Caixa Laietana (Mataró), Caja de Ávila, Caja Segovia y Caja Rioja.

estado español · política

Podemos+IU+aliados ganarían unas nuevas elecciones

Me baso en los datos del CIS pero tras someter su cocina a la corrección necesaria según sus anteriores aciertos y desaciertos. Como todas las encuestas, se quedaron muy cortos con Podemos (y confluencias) y se pasaron mucho de la raya con el ojito derecho de la Banca (C’s). Extrapolando de sus errores previos el resultado previsible (partidos de ámbito estatal sólo) me queda así:

  • Podemos(+): 28,9%
  • PP(+): 28,8%
  • PSOE: 21,7%
  • C’s: 9,7%
  • IU(-): 3,7%

Si sumamos Podemos, confluencias e IU dan 32,6%, casi cuatro puntos por encima del PP (y esta encuesta es anterior al caso Taula). Más difícil, si no imposible, es estimar escaños, ya que el sistema electoral distorsiona mucho, permitiendo seguramente que PP y PSOE saquen más diputados (y sobre todo senadores) de los que les correspondería en justa proporcionalidad, ya que tienen más presencia en el medio rural, extremadamente sobre-representado. Podría ocurrir perfectamente que Podemos+ (con o sin IU) ganara las elecciones pero que el PP ganara en escaños, ya que tiene al menos a uno de cada cuatro votantes totalmente enganchados.

En consecuencia, yo diría que a Podemos le interesa:

  1. Que haya nuevas elecciones cuanto antes. Idealmente Sánchez se presenta, no dan los votos y empiezan a correr plazos. La endiablada aritmética y la necesidad de la abstención de ERC y DL, que no se fían del PSOE en absoluto, puede provocar esta situación con facilidad y naturalidad.
  2. Aliarse con IU a nivel estatal, no sólo por un millón de votos que la coalición roji-verde retiene con celo sino por los muchos escaños que estos podrían dar (uno aquí y otro allá pueden ser una veintena o más). En consecuencia le interesa ser generoso con IU y dejarse de mezquindades.

De todas formas Podemos seguiría necesitando del PSOE para poder gobernar, esta vez como partido hegemónico, y esto sería difícil si Sánchez es reemplazado por alguien de perfil aún más reaccionario-felipista, lo que es perfectamente posible. Sería incluso difícil, dado los egos en juego, que Sánchez estuviera dispuesto a coaligarse si no es él el presidente.

Tampoco creo que el PSOE permitiera que Podemos+ formara gobierno en minoría, así que la situación sería, a pesar de la ganancia en votos y escaños, muy similar a la actual, con la notable diferencia de que los apoyos de los partidos periféricos serían prescindibles (y de que C’s sería aún más irrelevante).

Pero cuando menos se puede afirmar que a Podemos le da igual, incluso le resulta tentador, ir a nuevas elecciones. A los demás (excepto al irrelevante Naranjito, que va camino de repetir lo de UPyD) les da casi lo mismo (PP, PSOE, IU si va por separado y en general los partidos periféricos se van a quedar casi igual, a no ser que lo de Valencia haga mucha mella) pero cambiarían términos importantes del escenario: quién “gana” (en votos, en escaños) y sobre todo quien “gana” en la competición PSOE-Podemos.

El resultado sería un “tripartidismo” en el que el PSOE por fin ocupa el centro precario que en justicia le corresponde (porque dejó de ser de izquierda ya en los años 70).

blogueando

A modo de intro

Llevo ocho años blogueando en inglés, primero en Leherensuge, luego en dos blogs más especializados: For what they were we are y For what we are they will be. Siento que es el momento de empezar a escribir en castellano con la idea de llegar a otro tipo de público.

Aún no sé qué será exactamente Bagauda pero creo que tendrá, como mi primer blog en inglés, Leherensuge, una atención tanto a las raíces como a las potencialidades que se abren ahora. El pasado, el presente y el futuro están más unidos de lo que pudiera parecer y por eso he comenzado hablando, en una página de carácter histórico, de lo que fueron las bagaudas y como influyen en el presente: el pueblo vasco no existiría sin ellas pero son algo más que una raíz meramente vasca: son la esencia de lo mejor de Europa Occidental, la llama nunca del todo extinguida de la libertad, la dignidad y el poder popular.

La Bagauda contra el Imperio, el Pueblo contra el Fascismo, la clase trabajadora contra sus parásitos. Una historia que se pierde en la noche de los tiempos y que ahora puede llegar a su desenlace final. Debe puesto que la alternativa es probablemente la extinción de nuestra especie. No hay posible capitalismo sostenible pero sí puede haber ecocomunismo democrático. Debe…